probusiness

POR Eduardo Contreras

Por fin llegó la tan ansiada fecha por muchos en la que descubriríamos quien es el siguiente presidente de México y dejaríamos atrás las especulaciones.

“La noche del domingo 1 de julio, después de que José Antonio Meade y Ricardo Anaya reconocieran su derrota, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dio un discurso que fue calificado como reconciliador.”

Por fin llegó la tan ansiada fecha por muchos en la que descubriríamos quien es el siguiente presidente de México y dejaríamos atrás las especulaciones. Los mexicanos fuimos testigos de un triunfo abrumador y como nunca lo habíamos visto, Andrés Manuel cimbra un parteaguas en los lideres de nuestra nación.

Dos días después de la elección López Obrador se ha mantenido en un tono conciliador al interior y mostrando confianza y seguridad al exterior. La foto económica que tenemos al día de hoy es de crecimiento en el PIB del 2.3%, inflación del 4.51%, tipo de cambio de 19.59, tasa de fondeo gubernamental del 7.72% y reservas internacionales de 173,211.4 MDD.

Lo que podemos esperar para los siguientes meses en materia económica en nuestro país es que continúe el alza en tasas por parte de Banco de México, y recalco que no tiene nada que ver la llegada de Andrés Manuel, es parte de la política monetaria autónoma del propio Banxico, por lo que podríamos estar viendo tasas de CETES iguales al 8% o un poco arriba, recordemos que en el 2008 antes de la crisis las tasas de fondeo llegaron al 8.30%, estas mismas se vieron disminuidas hasta llegar a niveles de 2.25% con la finalidad de incentivar la economía local. Es parte de un ciclo económico.

Por otra parte, los retos que afronta AMLO son la corrupción, inseguridad, la desaceleración económica y el tratado de libre comercio principalmente. El factor Trump ha movido muchos intereses comerciales. Como sabrás, la reciente tensión comercial con China en materia arancelaria ha llevado volatilidad a todos los mercados, sumado a esto esta la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte en el que la industria automotriz, la generación de empleos y los sueldos de los trabajadores han sido las cerezas del pastel.

El reto no es fácil, no lo fue para Fox, no lo fue para Calderón y no lo ha sido para Peña Nieto. Es difícil plantear un panorama para los próximos seis años, lo que te puedo decir es que confíes en México, invierte a largo plazo con los ojos cerrados y tendrás un excelente resultado. Es la mejor receta de éxito.

 

¡ Sigue a Eduardo Contreras en Facebook y Twitter

 

 

 

 




NOTAS RELACIONADAS