prolife

POR José Luis Aquino

Hablemos de un platillo icono de las tendencias de alta cocina que hay en el mundo de la gastronomía, una buena opción incluso para los paladares más exigentes, un platillo especialmente recomendable para...

Hablemos de un platillo icono de las tendencias de alta cocina que hay en el mundo de la gastronomía, una buena opción incluso para los paladares más exigentes, un platillo especialmente recomendable para los amantes de la carne. Este manjar es "Short Rib en cocción lenta" o costillar corto.

Esta pieza de res tiene dos cualidades que la hacen especial, la primera, la cantidad de grasa y la segunda, el contar con hueso, características que se pueden encontrar también en cortes apreciados como la Cabrería, el T-Bone y el Tomahawk (RibEye con hueso).

Además de estas características su proceso de elaboración aporta otras cualidades que lo hacen especial, pasa 4 horas a 80 grados centígrados, lo que permite que las fibras de la carne se vayan rompiendo lentamente y que el jugo de la carne se vaya soltando poco a poco. Se sirve la carne y su jugo en una olla de fierro para que conserve su temperatura, se agrega al jugo de carne unas papas cambray y a la carne una salsa de queso y una reducción de vino tinto.

Al momento de disfrutar un bocado del platillo degustarás todo el sabor de la carne, su suavidad que con la papa, la crema de queso y la reducción del vino provocan una explosión de sabores en boca. En cualquier restaurante donde veas dicho platillo no dudes en pedirlo y disfruta de su inigualable sabor.




NOTAS RELACIONADAS