prolife

POR José Luis Aquino

Dicen los conocedores que para tomar un buen café tienes que contar con dos aspectos básicos: un buen grano y una preparación adecuada que inicia con el tostado, continúa con el molido y termina con la...

Dicen los conocedores que para tomar un buen café tienes que contar con dos aspectos básicos: un buen grano y una preparación adecuada que inicia con el tostado, continúa con el molido y termina con la infusión.

En nuestro país hay en la zonas de Chiapas y Veracruz excelentes cafetales que producen los mejores granos de café en el mundo. Mientras el grano crezca de buen tamaño y parejo en ambas mitades es entonces un buen grano.

Durante la preparación es muy importante evitar la oxidación, esto se logra reduciendo la exposición al aire una vez tostado y molido, lo cual puedes hacer con bolsas metálicas y herméticas, manteniéndolo en refrigeración.

El molido define la intensidad del café, entre más fino más cargado es el sabor, por ejemplo, para un café americano se ocupa un molido medio, mientras que para un expreso se requiere un molido fino.

La infusión es importante que se realice con agua hirviendo, además hay que evitar las cafeteras que mantienen caliente el café ya que aceleran la oxidación provocando sabores amargos y agrios.

Cuidando los aspectos antes mencionados podrás degustar un café con su característico sabor ácido, el cual no requiere de endulzante. Te invito a que pruebes un café  preparado con buenos granos recién tostados, molidos e infusionados.




NOTAS RELACIONADAS