proconnect

POR Salvador Tobías

Iris es egresada de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de León y la UNIVER. Su aventura en medios inició hace casi 15 años como reportera y más tarde como conductora. Lo primero en lo que...

Iris cursó sus estudios de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de León y la UNIVER. Su aventura en medios inició hace casi 15 años como reportera y más tarde como conductora. Lo primero en lo que incursionó fue en prensa escrita para posteriormente ingresar a la televisión en Noticieros Televisa Bajío, donde estuvo cerca de 12 años.

Actualmente es titular y coordinadora del espacio “En línea con Iris Bañuelos”, que se transmite de lunes a viernes por BLU FM en Promomedios León y Directora Editorial de “Mundo Fiera”, la primera revista digital en app gratuita del Club León.

¿Cuál fue tu primer trabajo?

Mi primer trabajo fue como a los 16 años en una distribuidora farmacéutica ayudando checar facturas, trabajé en una imprenta, en un establecimiento de maquinitas y juegos de video, en una guardería en un centro comercial…ya de mi profesión fue mientras estudiaba la carrera. Tengo que comentar que jamás pasó por mi mente dedicarme a los medios, vamos ¡ni siquiera pensaba estudiar Ciencias de la Comunicación! En aquel entones soñaba con enfocarme a las artes plásticas o historia del arte, a lo que tuve un rotundo no en casa “porque moriría de hambre”. Pero muchas veces la vida te pone en el camino y lo que empezó como una carrera que elegí “con varias cosas que me agradan” se convirtió en una verdadera pasión. Llevaba un año en la universidad, me urgía trabajar y una oportunidad que no imaginé apareció. Con miedo y todo me aventé…en el 2001 el periódico El Sol de León necesitaba reportera para la fuente de Sociales y Espectáculos.

Recuerdo perfecto esa primera entrevista con quien fuera mi jefa y una gran guía: Violeta González. Me miró fijo y me dijo: “Chaparrita, tienes algo que me da muy buena vibra pero ¡quítate el miedo!”.

Al día siguiente el primer evento que me mandaron cubrir fue con los jugadores del Club León en una casa hogar. Me daba pena acercarme a hacer las entrevistas, sentía que mi voz apenas se escuchaba ¡pero tenía que regresar a redacción con la nota, y más pena sería que me dijeran que no servía! Por otro lado, estaba tan conmovida por los niños que ahí vivían, así que me fui por ahí: tenía que contar historias y compartir un poquito de eso para que la gente lo sintiera. No olvido lo que nos decía la jefa: “Sociales no tiene que ser soso…vamos a quitarle esa etiqueta que es fácil o tonto, ustedes son reporteras y deben ser capaces de cubrir cualquier cosa”.   

¿Qué es lo que más disfrutas de trabajar en la radio?

Radio era (y es) un verdadero reto, ¿cómo carambas le iba yo a hacer para mantener la atención de la gente que sólo te está escuchando? Venía de estar en televisión muchos años, siempre acompañada, con gran trabajo en producción para mantener atento a quien te ve, todo es imagen. La radio en cambio, tiene la magia de obligarte a lograr una conexión especial con quien sólo te escucha… no te ven, tal vez no conocen tu cara, en ocasiones estás solo en una cabina. Así que tu voz y trato son las herramientas básicas para que no le cambien a la sintonía. En mi caso agradezco contar con un gran equipo de colaboradores que son fieles al proyecto.

Es fantástico cuando de repente alguien te dice: no la conocía, pero identifiqué su voz porque diario la escucho…

Lo que sí, es que me fascina la producción en televisión; el buscar y trabajar historias de la gente, con el reto de mostrar tanto en poco tiempo y mover mucho: los momentos, expresiones, me encanta editar notas. Un minuto que se ve al aire puede ser incluso el trabajo de horas o días, quizá semanas. La nota con sentido social es la que más me gusta. Y si logra mover sentimientos, el trabajo está bien hecho.

¿Cuál es la responsabilidad más grande que tienes al estar detrás de un medio que escucha tantas personas?

La responsabilidad de cuando nos prestan un micrófono es inmensa: va en ello la apuesta de una empresa en tu labor para que seas rentable, la esperanza de una producción donde mucha gente trabaja. Y lo más importante: la confianza de quien te escucha porque confían en ti. Llegar a ser líder de opinión es una tremenda fortuna y ello te obliga a jamás olvidar que como seres humanos y sociedad nos duelen, nos alegran y nos afectan las mismas cosas. Tras un micrófono abierto tienes unos tesoros preciados, de los más difíciles de obtener y fáciles de perder: confianza y credibilidad. Y la oportunidad de ser un factor de cambio. Sí soy de las que creen que los granitos de arena hacen cosas inmensas.

¿Tienes alguna anécdota que haya dejado marca en tu trayectoria que te gustaría platicarnos?

¡Son tantas! Muchas veces llegaba llorando a casa. Soy tremendamente emotiva con las historias que me ha tocado compartir, me involucro demasiado.  De manera general he sido muy afortunada de poder estar en muchos lugares y momentos para lograr una nota. Lo que guardo en mi mente y corazón son también a los buenos compañeros de esas aventuras diarias, porque en esto no hay horarios, en la mayoría de las ocasiones los sueldos son bajos y aunque no lo crean, el traer para una torta ya era ganancia. Esos compañeros de horas en arduas jornadas se vuelven tu familia. Muchas risas, bromas, llantos, enojos, ayuda. Y de los malos compañeros les aprendes lo que no debes ser, ni hacer, que esto es una rueda de la fortuna y nuestro trabajo es impredecible.  

¿Cuál es el reto más grande al que te has enfrentado?

Superar el miedo… todos los días (o por lo menos aguantarlo y que no se note). Confieso que tengo pánico escénico. Mi primera conducción en televisión fue una suplencia “a fuerza”, nunca busqué “salir en la tele”, pero chamba es chamba. Hoy la calidez de un estudio me encanta y los disfruto, pero cada vez que tengo que hacer una conducción en algún evento frente a mucha gente es un verdadero temor.   

¿Cuáles son tus planes a corto plazo?

Disfrutar lo que hago manteniendo un equilibrio de tiempo con mi gente. No hay trabajo que valga que te pierdas momentos que no regresan. En lo profesional y personal quiero dejar una buena huella en donde esté y en lo que haga. Quiero seguir aprendiendo y prepararme más y apostar con nuevos proyectos además de radio.

¿Qué consejo le darías a las próximas generaciones de comunicólogos?

Que sean honestos. Que valoren la oportunidad de estudiar a su tiempo, luego las responsabilidades laborales y familiares lo hacen muy complicado. Que siempre den el “plus” porque estamos urgidos de profesionales comprometidos, de personas que sepan trabajar en equipo para generar contenidos de calidad. Olvídense de “las palancas” y del “poder de la cara bonita y… otras cosas”, esto es de resistencia y pasión. Hoy la comunicación tiene tantos campos. Seamos creativos y pro activos. Y no se dejen etiquetar, que no les quiten su esencia.

¿Qué significa para ti ser una mujer exitosa?

Que me cataloguen así me da orgullo, en verdad. Aún como mujeres destacar en muchas cosas es un verdadero reto. En mi caso hay que picar mucha piedra aún. Creo que el éxito redondo es lograr el equilibrio entre lo que haces, lo que te gusta, lo que necesitas… es lograr esa estabilidad que te permite regresar a casa y dormir tranquilo para levantarte feliz con la mejor energía de emprender algo más y compartirlo.

 ¿Cuentas con algún ejemplo a seguir?

Creo que de todos aprendemos algo de todos.  Cada persona tiene algo que puede ser motivacional. No tengo en particular una imagen para decir: “quiero ser como tal…”

¿Qué opinas de la libertad de expresión en nuestro país?

Existe una libertad de expresión “de dientes para afuera” y un claro fracaso en las “iniciativas” para la protección de periodistas. México es uno de los países más peligrosos para ejercer esta profesión. El año pasado, según el último balance de Reporteros Sin Fronteras, fueron 8 los periodistas asesinados en nuestro país. Hay muchos tipos de censuras e intereses a diferentes niveles.

¿Cuentas con alguna frase o filosofía que siempre tengas presente en tu vida?

Pueden ser varias, como filosofía de vida destaco el hacer las cosas con amor y honestidad. Lo que generas siempre se devuelve.  




NOTAS RELACIONADAS