probusiness

POR PRO Magazine

La necesidad de seguridad y simplicidad para los usuarios en transacciones de todo tipo se ve aprovechada por la tecnología Blockchain. ALTEUM apuesta por sus beneficios.

En el mundo actual, la gente está constantemente ocupada. Es una realidad innegable: la educación, el trabajo, los hijos, el pago de servicios, el supermercado, las consultas médicas… Tenemos muchísimos pendientes y poco tiempo.

La tecnología se ha establecido como un aliado en este sentido. Ahora puedes desde pedir comida a domicilio hasta realizar transacciones bancarias por medio de apps instaladas en tu smartphone, en donde se registran los detalles de todos los movimientos.

Cada usuario tiene diferentes necesidades, pero cuando los usuarios son empresarios, resolverlas de manera rápida y segura es imprescindible. Además, tener un registro de todos los movimientos para tener un control preciso de ellos se vuelve imperativo. Ahí es donde entra Blockchain.

UN NUEVO SISTEMA

La tecnología de Blockchain, a la par con la criptomoneda Bitcoin, se dio a conocer en el 2008, pero empezó a tener auge hasta el 2014. Y este auge es relativo, pues la innovación es aún poco conocida por el público general, menos del 1% de la población la utiliza. Sin embargo, existen personas y empresas que confían en los beneficios que tiene para ofrecer.

En América Latina, podemos encontrar la primera firma de inversión especializada en el desarrollo de tecnología Blockchain de la región: ALTEUM, que, además, es la primera en desarrollar un ecosistema financiero descentralizado. A través de su moneda digital AUM y los pilares que la respaldan, se propone a impulsar y emprender diversos proyectos aprovechando y desarrollando la cadena de bloques.

ALTEUM nace con el objetivo de impulsar el uso de esta tecnología en Latinoamérica e instalar todas las ventajas que ofrece tanto a instituciones públicas como privadas. Esto, en consecuencia, impactará positivamente a los consumidores y a la sociedad. “Queremos ser la plataforma Blockchain de elección en todos los sectores económicos de Latinoamérica. En muchos países de Europa y Asia ya están haciendo uso de esta tecnología; en ALTEUM no nos quisimos quedar atrás”, comentó Víctor F. Navarro, CEO de la firma.

LA CADENA DE BLOQUES

Blockchain es una tecnología de registros públicos en la que todas las transacciones que se han ejecutado quedan grabadas, en el orden cronológico que se dieron, a través de bloques utilizando criptografía. Los registros crecen constantemente al agregar los bloques terminados a la cadena y todos quedan abiertos al público fomentando con esto la transparencia.

Esta tecnología hace posible que las transacciones de persona a persona sean directamente ejecutadas sin la necesidad de intermediarios y sin los altos costos de operación de las organizaciones tradicionales. En consecuencia, el estándar de consumo será más elevado y creará mucha más competitividad. “Sin duda, los países en desarrollo serán los más beneficiados. La adopción de esta tecnología traerá grandes cambios para la sociedad latina ya que abrirá la puerta al acceso de oportunidades de servicios que serán más transparentes, económicos, seguros y rápidos”, aseguró Víctor.

Al permitir transacciones de persona a persona, se creería que Blockchain es la competencia de las organizaciones tradicionales, pero no es  así. Las compañías que nacen utilizando Blockchain son las que ponen en riesgo a todos los proveedores intermediarios de servicios. Estamos viviendo un cambio en los hábitos de consumo donde la gente se inclina más por el auto servicio que por la triangulación, por lo que las nuevas organizaciones bajo este modelo serán, por mucho, más efectivas y eficientes de lo que hoy conocemos. El reto de las organizaciones actuales será migrar a este nuevo modelo sin que sus consumidores se vean afectados en la transición.

ADAPTARSE ES EL FUTURO

Es un hecho que Blockchain será el nuevo método de comercio entre usuarios. Sobran motivos para aceptar una innovación tecnológica con beneficios tan claros y tangibles para todos. “Blockchain es el futuro, y tanto las personas como las instituciones tendrán que adaptarse tarde o temprano. Quien no lo haga quedará atrapado en un callejón sin salida”, mencionó Víctor. El reto por enfrentar es poner a disponibilidad de las masas esta tecnología para acelerar su adopción.

Diariamente hay compañías lanzan cientos de nuevos e innovadores proyectos con ideas que aportan una solución o una mejora a través de ICOs o crowdfundings, facilitando su acceso a inversionistas. Bajo el concepto de persona a persona, y no a través de instituciones financieras, el nuevo inversionista ya aprendió que puede invertir directamente en proyectos que le sean atractivos, sin intermediarios y con mayor seguridad.

En este sentido, las criptomonedas y Blockchain son una gran oportunidad de inversión, siendo unas de las tecnologías más prometedoras en el siglo XXI. Sin embargo, los mayores obstáculos del mercado son la volatilidad, el proceso de regulación a nivel global y la adopción en masa que todavía no sucede. Esto implica un alto riesgo para los inversionistas que se decidan por estos medios digitales de intercambio.

Para el inversionista latinoamericano interesado en la cadena de bloques, ALTEUM puede ayudar a protegerlo. La firma está soportada por un ecosistema especialmente diseñado para incrementar el valor de las inversiones no sólo por la especulación y la demanda, sino por los cuatro pilares de diversos proyectos que lo componen. Con esto, pretenden generar un crecimiento sostenido a largo plazo. Además, ALTEUM promueve la transparencia con sus inversionistas a través de una comunicación constante y directa mediante diversos canales.

FACTORES DE SEGURIDAD

En el mercado de las criptomonedas y la cadena de bloques aún existen cosas por mejorar, pues diariamente hay víctimas de fraudes y estafas. Sin embargo, hay grandes medidas de seguridad que vienen con estas tecnologías. Por ejemplo, la criptografía permite definir digitalmente la identidad de un usuario sólo a aquellos a quienes se les brinde una clave privada. O los registros de las transacciones realizadas, que son permanentes, públicos y casi imposibles de hackear.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros recomienda que los nuevos inversionistas 1) dediquen tiempo en incrementar su cultura financiera y su conocimiento en el proyecto que les llame la atención, y 2) hacer un plan de inversión en el que se considere el plazo, el nivel de tolerancia al riesgo (bajo, medio o alto) y la edad. La primera, porque se tendrá la capacidad de sacarle más provecho a las inversiones; y la segunda, para decidir la cantidad a invertir. De la misma manera, Víctor Navarro aconseja que, si se quiere invertir en Blockchain, uno debe empezar su rol como inversionista siendo curioso y familiarizándose con la innovación. Otro tema importante para él es tomar riesgos medidos siempre, y la única manera de hacerlo es a través de una investigación profunda que permita entender los básicos de operar de manera segura. Finalmente, considera que lo más importante es ser decidido, pues en la actualidad, las tendencias cambian muy rápido y el tiempo es fundamental.

“La mejor manera de conocer cada alternativa de inversión es a través de las propias comunidades de las criptomonedas donde de manera abierta y transparente se discuten temas relevantes que te permitirán familiarizarte y contar con suficientes elementos para decidir si invertir o no”, comentó Víctor.

APOYO Y LIDERAZGO EN LATINOAMÉRICA

ALTEUM estima que, en 2 años más, el porcentaje de la población que utiliza la tecnología de Blockchain llegará a un 10%. A pesar de ser un porcentaje pequeño, están convencidos de que seguirá aumentando, por lo que quieren lograr ser pioneros al lanzar una moneda digital de calidad en la región.

La firma está construyendo la red de inversión Blockchain más grande de América Latina por el bien de la sociedad. Quieren poner en alto el talento local y creen que todos deben tener la misma oportunidad de alcanzar un estado de auto realización digna en conjunto con un estándar de vida aceptable. “Nuestro propósito va más allá de lo económico y estamos convencidos que la única forma de lograrlo es a través de la educación. Es por ello que creamos la Fundación ALTEUM con el fin de anclar estos beneficios en nuestra comunidad”, concluyó Víctor.

Por María José Vázquez 




NOTAS RELACIONADAS