prolife

POR PRO Magazine

Un festival de cine es, en pocas palabras, un ecosistema ideal en donde se incuba el porvenir del arte fílmico. Pero entonces cabe aún la pregunta de en dónde está ahora este Festival Internacional de Cine de León, pero, sobre todo, hacia dónde va.

Festivalear. Verbo utilizado habitualmente por cineastas o realizadores, muchas veces independientes, para describir la acción de presentar sus piezas audiovisuales en diversos festivales. Ej. El cortometraje que hizo Juanito anda festivaleando.

-Definición sacada de la manga por el autor de esta columna.

Un festival de cine, es por mera definición, un espacio que abre a cineastas la oportunidad de mostrar sus obras y concursar con ellas. El premio que reciben las películas mucho más allá de un leoncito con alas, una ramita dorada o un osito metálico, es aquel de la legitimación que brinda el haber sido mostrada, avalada y ovacionada en un festival que, durante años, ha llevado la labor de seleccionar y curar muestras fílmicas que aporten algo a la historia de la cinematografía. Y ahora, por cuarto año consecutivo, en esta ciudad que pudiera parecer tan árida para el desarrollo del cine, un festival emergente inicia el camino de abrir las puertas a nuevas historias y piezas cinematográficas que busquen el largo y arduo camino de andar festivaleando por el mundo

 Los festivales de cine, además de espacios para la frivolidad, el esnobismo y las alfombras rojas, son puntos de encuentro para el gremio cinematográfico. Tiempo-espacio en donde confluyen los artífices detrás del cine que buscan insertarse en la cadena de la industria del cine, buscar lugares para la exhibición y distribución de sus películas, así como nuevas oportunidades para lanzar nuevos proyectos.

Un festival de cine es, en pocas palabras, un ecosistema ideal en donde se incuba el porvenir del arte fílmico. Pero entonces cabe aún la pregunta de en dónde está ahora este Festival Internacional de Cine de León, pero, sobre todo, hacia dónde va. Como una iniciativa para acercar a más personas a la cinematografía (partiendo de su slogan de la tercera edición, “cine incluyente, cine para todos”), puede parecer que el evento va por buen camino, aunque sea aún aparente que tal vez falta un largo camino para convertirse en ese ecosistema, que un festival debería buscar ser. Sin olvidar tampoco que parte fundamental de ese ecosistema sea, la propia ciudad y su público.

Debemos ser nosotros mismos quienes exijamos que surjan, crezcan y desarrollen proyectos culturales de calidad. Así entonces, no nos queda más que juzgar con propios ojos, vivirlo para poder exigirlo, comenzando por ver qué nos trae la selección oficial de este año, del 9 al 15 de noviembre en diversas sedes en nuestra ciudad.

 

Visita www.ficleon.mx

¡ Sigue a Diego Enríquez en Facebook




NOTAS RELACIONADAS