probusiness

POR Oscar Herrera

Ya llegó la época de los aguinaldos, cajas de ahorro, tandas y bonos decembrinos;

Es una temporada que le fascina a los comerciantes, pues tendemos a elevar nuestro consumo y a dejarnos llevar por la algarabía de las fiestas. Y bueno, agarramos una borrachera financiera tremenda, que luego nos deja con una resaca de deudas que dura todo el año.

En tal sintonía, es conveniente que tratemos de cuidar y de maximizar un poco nuestro dinero, pues finalmente para eso trabajamos, para obtenerlo. En las siguientes líneas, le comparto algunas recomendaciones que pueden serle útiles para ello.

Primero, si usted ya se gastó su aguinaldo y sus ahorros por adelantado, si al llegar a estas fechas ya los debe, ¡pues no haga más grande el hoyo! Tápelo, aprenda la lección, y quédese en su casa. Ignore las compras y evite cavar uno nuevo para el próximo año. Suena más fácil de lo que es, pero con fuerza de voluntad, sí se puede.

Segundo, sí usted fue una persona ordenada durante el año, y ahora podrá disponer libremente de sus recursos de fin de año, ¡Siga haciendo lo mismo! Es decir, continúe con el hábito.

En primer término, hay que hacer un presupuesto, lo que significa ponerle nombre a nuestro dinero; decida en qué va a utilizar sus recursos, y hágalo. Esto le permitirá tener claridad en sus decisiones, y no ir a la deriva viendo qué gastos se le atraviesan.

¿Y qué nombres se le pueden poner al dinero, qué conceptos pueden entrar en ese presupuesto decembrino? Algunas opciones son las siguientes:

Pague deudas. Sobre todo, las de tarjetas de crédito y de tiendas departamentales, usualmente son las que cobran mayores intereses. Ahorre. Para diversos fines, según sus prioridades; puede hacer aportaciones a su fondo de ahorro para el retiro, que además tiene beneficios fiscales; otra opción es fortalecer el ahorro para la universidad de sus hijos, o crear un fondo para imprevistos; existen muchas otras opciones.

Protéjase. Contratar un seguro siempre es buena opción para fortalecer su patrimonio, sobre todo si usted no cuenta con la protección necesaria. Un seguro de gastos médicos mayores es recomendable para cuidar de su salud; y un seguro de vida también es importante, si usted cuenta con dependientes económicos.

Diviértase. La salud financiera no está peleada con pasarla bien y comprarnos cosas que nos agraden, pues el dinero también es para disfrutarse, para construir patrimonio emocional. Así que no deje de incluir este concepto en su presupuesto navideño.

Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted.




NOTAS RELACIONADAS