prolife

POR PRO Magazine Chihuahua

¡No hay excusas!

Por: Marcela Pérezromo


Antes a las embarazadas las tenían por enfermas y se creía que no debían moverse mucho, pero si todo está bien en tu embarazo, hacer un poco de ejercicio permitido te trae múltiples beneficios.

1.- Hacer poquito al día: con una hora cada día para hacer deporte es suficiente. Te sugiero elegir ejercicios suaves y descansar dos días a la semana.

2.- Nada de carreras: el ritmo del ejercicio en el embarazo es lento y para consentirte, no es momento de forzar a tu cuerpo.

3.- Respeta cómo te sientes: nadie conoce mejor tu cuerpo que tú misma, así que escúchate y gózalo. ¡Poco a poco encontrarás tu actividad ideal!

4.- Escucha las señales: el embarazo es una época de grandes cambios fisiológicos en donde cada día descubrirás algo diferente en tu cuerpo, aprende a escuchar los mensajes y a respetarlos. Hay días que te sentirás llena de energía y podrás entrenar como antes, otros días tendrás que reposar.

5.- Cada trimestre es diferente: durante el primer trimestre hay menos peso, pero el riesgo de aborto es mayor, por lo que debes evitar los esfuerzos agotadores si has tenido abortos previos o pérdidas. En el segundo trimestre el riesgo disminuye, pero la panza puede molestar.
En el tercero, las limitaciones físicas son mayores, pero es cuando más agradecemos las ventajas de hacer ejercicios suaves como caminar, nadar, realizar estiramientos o ejercicios sencillos de yoga. 

El embarazo es una etapa de cambios en el cuerpo, mente y espíritu de la mujer, ¡gózalo y consiéntete! Namasté.




NOTAS RELACIONADAS