probusiness

POR PRO Magazine Chihuahua

LA CREATIVIDAD EN EL DISEÑO GRÁFICO SE HA VISTO DEMERITADA GRACIAS A “PSEUDO-DISEÑADORES” QUE SE DEDICAN A COPIAR OBRAS DE OTRAS PERSONAS SIN CONTROL ALGUNO.

 

LUIS ERNESTO ÁLVAREZ 

Actualmente, el internet ha roto barreras entre países, permitiendo con ello el rápido y fácil acceso a páginas web, cuyos contenidos se ven regados de diseños, marcas y dibujos destinados a hacer un sitio web atractivo, para con ello lograr el mayor número de visitas por diversos usuarios cibernautas.

Una de las licenciaturas más demandadas por los jóvenes que inician su carrera universitaria, es la del Diseño Gráfico, situación que ha provocado que la exigencia entre competidores de esta área vaya siendo más exhaustiva y disciplinada.

Actualmente en México existen varias empresas dedicadas a proporcionar servicios de diseño gráfico, o bien, de diseño de identidad corporativa; sin embargo, también es imposible negar que la educación que se les brinda en algunas instituciones educativas, se encuentra limitada en cuanto a la enseñanza legal que conlleva el arte de diseñar.

En la práctica es muy común que los diseñadores o creadores de mar- cas hagan una serie de propuestas y desarrollos visuales a sus clientes por encomienda de éstos; sin embargo, en muchas de las ocasiones después de que el propio diseñador exhibe su trabajo, repentinamente el cliente pierde interés por sus creaciones decidiendo no contratar más sus servicios.

Pasado el tiempo y después de esa pérdida de interés narrada en el párrafo anterior, resulta que la creación gráfica o visual propuesta al cliente, sí fue usada y explotada por éste, dejando ver con ello que lo único que buscaba era sin lugar a dudas ahorrarse dinero por los servicios del diseñador y/o creador de contenido visual.

Definitivamente eso le baja la moral a todo profesionista; por ello, es que para todos los creadores de dibujos, marcas, gráficos, o en sí, cualquier desarrollo o contenido visual para alguna persona interesada en sus servicios, es que no deben de dejar pasar por desapercibido las siguientes recomendaciones:

  1. Procura formalizar legalmente la contratación de tus servicios con el cliente y prepara contratos que dejen clara la prestación de un servicio profesional a cambio de una remuneración económica (honorarios).
  2. Si no puedes evitar dejar copia de tu material, busca que te firmen la recepción del contenido que pusiste a su disposición, procurando agregar leyendas que reconozcan tu autoría sobre las propuestas y den certeza de su originalidad.
  3. Prevé la posibilidad de proteger tus creaciones artísticas en el Instituto Nacional del Derecho de Autor, con el objeto de que te sea reconocida la autoría de tus obras y así puedas reclamar a terceras personas por el uso indebido de éstas.
  4. Si tienes posibilidad de intentar el registro de tus creaciones como marca ante el propio Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (por sus siglas IMPI), hazlo, ya que ello dará certeza a tu cliente de que cuenta con amplias probabilidades de obtener un registro y que por ende es una creación distintiva.
  5. Si no tienes la oportunidad de intentar el registro de una marca creada para uno de tus clientes, al menos elabora búsquedas fonéticas sobre sus denominaciones en el Banco Nacional de Marcas disponible por el propio Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial que se encuentra en su página web.
  6. Consulta a una empresa especializada en registro y defensa legal de marcas, patentes y derechos de autor, para que así te orienten en la protección de tus creaciones y te tracen las ventajas que acarrea una adecuada administración de tus activos intelectuales.

Sin lugar a dudas, el diseñador o creador de marcas cuenta con una responsabilidad enorme al producir propuestas gráficas o visuales para sus clientes. Si no se les da su debida importancia, podrá traer como consecuencia la confusión sobre el origen de alguna creación; o bien, en el peor de los casos, vivir un proceso legal bastante desgastante y en calidad de demandado. 




NOTAS RELACIONADAS