proconnect

POR Margarita Meraz

Su vida de la mano de las cámaras......

  • ¿Quién es Seedne Bujaidar?

Mi nombre completo es Seedne Daniela Bujaidar Blackaller, nací el 15 de agosto de 1985 en Jiménez, Chihuahua. Mi papá era libanés, se dedicaba al comercio de zapatos, mi mamá es mexicana con ascendencia inglesa. Tengo dos hermanos mayores, Lorenzo, y Zaira quien tiene un hijo, mi sobrino Santiago. A los 15 años me fui a vivir a Pittsburgh, Pennsylvania por un año, para luego regresar a Chihuahua por 7 años, y después irme a estudiar arte a Italia a los 22 años. Estudié Administración Financiera en Chihuahua, Arte en Florencia, Italia, y actuación en el estudio de Ivana Chubbuck en Los Angeles, California.

  • ¿Cómo supiste que tu vocación era la actuación?

El arte siempre se dio de forma muy natural para mí. Cuando era niña me ponía a dar shows en mi casa, juntaba a todos mis primos, armábamos un teatro y hasta cobrábamos por ver, jajaja. Siempre estuve en clases de fotografía, música y pintura. Pero la verdad, es que la actuación no fue algo que yo planeara desde niña. Yo quería dedicarme a la fotografía, pero al final estudié Finanzas y no fue hasta que filmamos el largometraje Sombras de Azul que me di cuenta que la actuación era a lo que quería dedicarme.

Detrás de camaras, caminando en el panteon 

  • ¿Qué proceso tuviste que llevar a cabo para convertirte en actriz?

Tuve que pasar por muchas cosas tanto en lo profesional como en lo personal, mi papá falleció, me fui a vivir a Italia, tomé clases de actuación, me gradué, trabajé en una empresa por dos años, abrí un negocio de galletas, di clases de italiano, tuve dos tiendas de ropa, y luego se me dio la oportunidad de protagonizar un largometraje, hacer esta película fue un parteaguas en mi vida. Me puso a pensar realmente a que quería dedicarme e indudablemente decidí que la actuación era mi vocación.

Detrás de camaras a la orilla de la Habana 

  • ¿Qué es lo que más te apasiona sobre tu carrera?

Que cada personaje es un nuevo reto, no hay un papel igual al anterior, me emociona mucho el leer un guión y sentir el miedo de no saber si lo puedo hacer o no, eso es justamente lo que me impulsa a hacerlo, salir de mi zona de confort;  como actor tienes la posibilidad y la gran suerte de identificarte profundamente con las dificultades y triunfos de otras personas: su dolor, temores, enojos, alegrías y experimentar cómo las personas  se comportan en circunstancias ordinarias o extraordinarias, esto te hace sentir compasión y pasión para hacer un cambio en el mundo.  Me apasiona el saber que con cada proyecto voy a crecer como artista y como persona y que de alguna manera puedo inspirar y dar esperanza a alguien por medio de mis personajes. 

El cine ayudandome a descubrir nuevas cosas 

  • ¿Qué tipo de roles has representado?

He interpretado varios tipos de roles, una joven cuyo hermano se suicida y ella viaja a Cuba llena de culpabilidad y dudas, buscando respuestas y tratando de escapar del dolor. Una productora de cine cuyas expectativas son bastante altas. Una mujer drogadicta que engaña a su esposa con un hombre. Una madre joven y soltera de clase baja que tiene que sobrevivir y sacar adelante a su hija adolescente.  Y uno de mis favoritos fue el de una joven que sufre de sueños lúcidos después de la muerte de su hermana hasta que pierde el sentido de su propia realidad.

Filmando entre el folklore de Cuba

  • ¿Cuáles han sido tus mayores logros?

El papel protagónico en un largometraje filmado en Cuba, Sombras de Azul. Fue todo un reto para mí en muchos sentidos, y eso me hizo madurar como persona y artista. Rodamos en varias ciudades de Cuba, y toda la filmación se hizo en 16 días. Esta película nos llevó a varios festivales de cine importantes, como el Festival Internacional de Cine de Santa Bárbara California, el Festival Internacional de Cine de Fort Lauderdale, y Festival Internacional de Cine de las Bahamas, entre otros.  He ganado premios como el Premio del Público en el Festival de Cine de Austin y mejor drama en el Festival de Cine Route 46.

El equipo completo de Sombras de  Azul

  • ¿Qué es lo más difícil de ser actriz?

Creo que lo más difícil como actor además de los retos que conlleva, es enfrentarte al rechazo una y otra vez, a veces es difícil recordar que muchas de estas decisiones de casting no tienen nada que ver contigo como persona o con tu talento como actor. Actuar es un trabajo duro, requiere mucha responsabilidad para invertirte totalmente en la vida de otra persona, compromiso, disciplina, investigación, ensayo; es básicamente la capacidad de ser creíble bajo circunstancias imaginarias, asumir el físico, el habla, la mentalidad y las acciones de otra persona. Sin embargo, es algo muy gratificante y divertido.

¨Cualquier forma de arte es una forma de poder; causa impacto, puede influir en los cambios: no solo puede cambiarnos, sino que nos hace cambiar.¨ Ossie Davis.

Creo que es importante tener conciencia de que el arte, de cualquier tipo puede mover al mundo, mejorarlo, sanarlo, dar esperanza y eso es algo que, en estos tiempos, es una necesidad.

Detrás de camaras 




NOTAS RELACIONADAS