prolife

POR ANA MARÍA PÉREZ

En un mundo donde las noticias ambientales son parte del pan de cada día estamos propensos a escuchar diferentes formas en las que estamos destruyendo nuestro planeta.

Una de las que más ha resonado últimamente es el uso excesivo e innecesario de popotes. Cada día se utilizan 500 millones de popotes en el mundo. En México se consumen alrededor de 17 mil popotes diarios.

¿Sabías que el 95% de los popotes no son reciclables y/o biodegradables? Esto ocurre principalmente por los residuos de alimentos que muchos de estos tienen después de su uso. Además, el polipropileno (plástico utilizado en la elaboración de popotes) tarda entre 100 y mil años en desintegrarse. Estamos acumulando basura en grandes cantidades y dañando al ecosistema en el proceso (véase el conocido caso de las tortugas).

A pesar de ello, no todas son malas noticias, existen iniciativas que pretenden reducir el uso de este utensilio en restaurantes. Grupo Pangea (líder en el medio restaurantero) exhortó a diferentes restaurantes del país a implementar el #Antipopotes. Ésta no consistía en eliminarlos por completo, sino en desecharlos de la ecuación al momento de servir las bebidas. Sólo se les da popotes a quienes lo solicitan. Muchas veces hacemos uso de ellos meramente por costumbre, no por necesidad.

Y si de plano sí eres fan de los popotes invierte en popotes de acero inoxidable, desechables de cartón, de vidrio, de bambú o incluso en popotes comestibles. Una sola persona utiliza aproximadamente 38 mil popotes en su vida, podemos romper las estadísticas y generar unas nuevas; más favorables, más limpias, más verdes.

Alternativas existen, y si prefieres ahorrarte estas opciones puedes usar tus palabras y tener un verdadero impacto en la sociedad. Lo más difícil de todo es acordarte de pedir siempre tu bebida sin popote. Bien diría Ricardo Arjona, ¨el problema no es problema, el problema es que no quiero¨; así que súmate al cambio consciente y recuerda siempre pedir ¨sin popote, por favor¨. 




NOTAS RELACIONADAS