prolife

POR NIRA YOGA

Todo empieza con la postura correcta

Más allá de parados de cabeza, flexibilidad extraordinaria o el dominio de la mente la práctica de Yoga comienza con algo tan básico como ponerse de pie adecuadamente. 

       A todas las asanas -posturas- las rige un mismo principio, deben ser estables, cómodas y relajadas. La estabilidad parte de una alineación adecuada y gracias a ese orden, músculo esquelético, es que una persona puede permanecer cómodamente en cualquier postura. 

Tadasana o postura de la montaña, es crearse el propósito de pararse bien. Lo describimos de la siguiente manera:

1.    Pon atención desde la base apoyando los pies sin dejar que el arco caiga.
2.    Reparte el peso equitativamente entre ambas piernas. 
3.    Siente la fuerza en tus muslos. 
4.    Relaja la cadera en una posición neutra, sin levantar el coxis, ni metiéndolo. 
5.    Abre el pecho sin que se levanten las costillas. 
6.    Suelta el cuello, deja que tu barbilla permanezca paralela al piso. 
7.        Por último, imagina una línea desde tu coronilla bajando por toda tu columna vertebral hasta tus talones. Si pudieras verte de perfil tus hombros, cadera y talones deben estar alineados. 

Errores comunes
Es frecuente que las personas levanten mucho el coxis, sacándolo del eje natural. Esto provoca dolores en la espalda y en las rodillas.

 También sucede lo contrario, que proyecten el abdomen hacia el frente acompañado de encoger los hombros y colgar los brazos como si estuvieran cansados o vencidos.

 Observa la posición de otros y verás cómo es común que todos tengamos errores en esta postura tan básica. 

Beneficios
-    Mejora tu postura corporal
-    Fortalece tobillos y piernas 
-    Tonifica el abdomen
-    Previene dolores de espalda
-    Regula las funciones digestivas, respiratorias y nerviosas




NOTAS RELACIONADAS