prolife

POR Gloria Ortiz Vivó

Sabemos que llevar una vida saludable no consiste únicamente en hacer ejercicio y hacer dieta. Ser una persona saludable se logra trabajando constantemente diferentes aspectos que interactúan entre sí du...


Sabemos que llevar una vida saludable no consiste únicamente en hacer ejercicio y hacer dieta. Ser una persona saludable se logra trabajando constantemente diferentes aspectos que interactúan entre sí durante nuestra vida, tanto físicos como emocionales y psicológicos, para lograr un balance que nos genere estabilidad y así poder lograr la plenitud y ser felices.
Este trabajo constante del que hablo se resume en hábitos, los cuales probablemente no has empezado a aplicar y que seguramente te van a ayudar a llevar una vida más fácil:

AUTOCRITICARSE:
No hables mal de ti mismo ya que significa programarte a las cosas negativas. Tú eres capaz de lograr todo lo que te propongas, trabaja tu paciencia y constancia. Por ejemplo: si estás haciendo ejercicio cambia el no puedo por ya me canse, descansa y continúa.

COMPARARSE:
Todo es según los objetivos, quizás la escala bajo la que te comparas es demasiado para alguien y muy baja para otros. Enfócate en tu objetivo y mantente firme en tus convicciones. Mídete por las metas que vas logrando y no por las que otros han estipulado

MODAS QUE NO NOS VAN:
Si no te gusta correr o hacer yoga, también está bien. No porque todos lo hagan significa que tú lo tienes que hacer. Encuentra la opción que vaya contigo, que se ajuste a tus horarios y te haga feliz. Aplícate al 100% y ¡disfrutalo!

HACER EJERCICIO PARA CAMBIAR TU CUERPO:
Algo está mal si haces ejercicio solo para bajar de peso. El objetivo es generar salud, fuerza, resistencia y liberar endorfinas que te hacen sentir bien. El efecto secundario es quemar calorías, tonificar y moldearte. Ama a tu cuerpo, no por como se ve sino por lo que te permite hacer.

LA COMIDA SALUDABLE NO SABE RICO:
Completamente equivocado. Puede que tengas razón al decir que no te gustan las espinacas o el té verde, pero llevar un plan nutricional puede ser tan delicioso como tú lo decidas. Busca opciones que sí te gusten y que puedas sustituir por las que no tanto. Disfruta tus alimentos.

CONTAR LAS CALORIAS
¡Es una locura! No las condenes, de hecho son nuestra fuente de energía, por supuesto que hay buenas y malas, por lo que es mejor optar por alimentos ricos en proteínas como carnes magras y grasas buenas como las nueces, granos, aceitunas y algunos lácteos. Elige disminuir tu ingesta de carbohidratos sobre todo los postres, dulces y azúcar refinada.

PERFECCIONISMO:
Está bien que tengas los ojos en una meta y no quieras descansar hasta alcanzarla, pero la obsesión nunca termina en algo bueno. Todo en exceso en malo y el perfeccionismo es una clase de exceso. Recuerda, paso lento, pero seguro.

LO QUE CARGAS:
¿Qué es lo que te detiene y no te permite ser feliz? A lo mejor, una relación tormentosa, un trabajo que no te gusta, el medio en el que te desenvuelves. No tengas miedo y toma cartas en el asunto. Todos los cambios son buenos y si así lo queremos, siempre nos esperará algo mejor.

MANOS A LA OBRA.




NOTAS RELACIONADAS