proconnect

POR Alexandra Guerrero

   De frente con el Director Dr. Javier Contreras     A pesar de las predicciones de que el periodismo impreso quedaría obsoleto, algunos medios de comunicación, decidieron acerta...

   De frente con el Director Dr. Javier Contreras 

   A pesar de las predicciones de que el periodismo impreso quedaría obsoleto, algunos medios de comunicación, decidieron acertadamente, agregar la parte digital a sus empresas para de esta forma, no solo seguir en la jugada sino también mejorar su acercamiento con los lectores y poder brindarles información más rápidamente.

   El Heraldo de Chihuahua es uno de los pilares de la información en Chihuahua y, sin duda ha sabido crecer a la par de la tecnología. El Dr. Contreras nos platica como, después de estar al frente del periódico por más de 23 años, sigue siendo un reto diario sacar adelante cada edición.

   El principal reto de dirigir durante varios años el Heraldo de Chihuahua ha sido transitar en plena revolución tecnológica, donde la incursión de internet, redes sociales y herramientas digitales, han generado nuevas formas de conocer, asimilar y entender la realidad que vivimos. 

   No concibo la confrontación supuesta entre medios impresos y digitales, como si se tratara de desplazar uno a otro. Los periódicos cumplen con una función específica de informar a través de lo impreso y gráfico, de indagar en las causas de las cosas, en el análisis y las consecuencias, y los digitales nos dan una imagen de la realidad de manera inmediata, ágil y breve. La visión es que se complementen y se active la convergencia de medios. 

   Nuestro reto es que las personas se mantengan activas en la mente por medio de la lectura, la imaginación y el razonamiento. No hay que olvidar que somos hombres sapiens y no hombres videns.

   Nos hemos enfrentado a una situación inédita donde la violencia extrema por parte del crimen organizado ha roto las reglas de convivencia, seguridad y confianza. Vivimos tiempos violentos donde el informar se convierte en una actividad altamente peligrosa, por la corrupción, impunidad e infiltración del narcotráfico en órganos de gobierno y de seguridad. El sentir miedo es humano y con más razón cuando se trabaja en un periódico.

   El futuro o siguiente paso de los medios de comunicación, ya lo tenemos en el presente. Somos una sociedad mediática, con una tecnología digital que se ha hecho omnipresente en las actividades del hombre. Pero con una serie de cambios donde la comunicación se ha transformado en información, la información en consumo y ahora, los ciudadanos importan como consumidores de medios, de tecnología, de datos.

   Como director de El Heraldo de Chihuahua, mi vida gira en torno a la lectura y la redacción. Soy lector activo desde que era adolescente, lector voraz de periódicos, con rutinas -aunque yo quisiera decirle disciplinas-, tratando de estar al día con lo que pasa y se publica en la ciudad, en el país y en el mundo. 

   Mi día inicia muy temprano dando clases en la Facultad de Filosofía y Letras. Tengo más de 30 años impartiendo varias materias relacionadas con el periodismo y la comunicación. Dar clases me ha permitido mantenerme activo y actualizado. Además, soy integrante de un Cuerpo Académico para desarrollar trabajos de investigación sobre cultura mediática, tecnologías en la sociedad de la información y comunicación global, al lado de varios maestros de la misma facultad de flosofía y Letras. Ya hemos publicado varios libros sobre esos temas.

  Después de las clases inicio con una serie de actividades de planeación y ejecución en el periódico. La vida en un medio impreso es de una actividad vertiginosa, pues los periódicos son productos altamente perecederos o con una vigencia muy corta, por lo cual, exigen una rapidez en el diseño, estrategia y planeación informativa. 

   Hacer un periódico, es como un parto diario. Cada día se elabora un producto nuevo, se esquema o diagrama un promedio de 90 páginas y los domingos hasta 140 páginas. Todos los días, son contenidos nuevos, todo: notas, reportajes, fotos, entrevistas, anuncios, clasifcados nuevos y precisamente, esto es lo que hace fascinante el trabajo en un periódico, que son cosas nuevas cada día, no hay oportunidad de aburrimiento. 

   El trabajo en la mesa de redacción donde se planea la edición del día siguiente, es una labor que hace feliz al periodista si realmente te gusta el periodismo, porque es donde se palpa la noticia, el drama, el enfoque, la repercusión, interpretación o hasta la autocensura. 

   Me encanta mi trabajo. Tengo más de 40 años que me inicié en el diarismo, justamente aquí en El Heraldo, y ahora que el periódico cumple 90 años, me corresponde dirigirlo con una gran responsabilidad a cuestas. 

    Cada día que aparece El Heraldo, es exponer el trabajo del día anterior, es someterse a las críticas por errores o a las discrepancias de quienes piensan diferente. No es muy común recibir buenos comentarios si se logró una nota exclusiva o una denuncia valiente; por lo general, eso se omite y en cambio, las críticas son más comunes. Pero esto, es parte de la condición humana.

   De no haberme dedicado al periodismo, también hubiera sido feliz con el estudio de la filosofía. El Heraldo de Chihuahua es el periódico decano en el norte del país. Empezó como un medio muy modesto, y la publicación de notas del asesinato de Álvaro Obregón o de la historia del curandero Niño Fidencio, hicieron que se fuera consolidando hasta lograr el liderazgo que ha seguido manteniendo por décadas. 

   Ahora, en la era digital, El Heraldo de Chihuahua creó su propio portal, para dar la información en tiempo real, con un posicionamiento muy rápido en ese mercado, porque toda la capacidad de reporteros y fotógrafos del medio impreso, también aportan notas y datos al digital, lo que nos hizo altamente competitivos por el gran despliegue de reporteros y fotógrafos que tenemos, a diferencia de todos los demás portales de Chihuahua.

Hace años que el periódico se incorporó al programa ESR 
    Hace años que el periódico se incorporó al programa de EsR, el cual consta de cuatro ámbitos donde de manera voluntaria, las empresas generan acciones en: la ética empresarial, mejoramiento de las condiciones internas del trabajador, compromiso empresarial y con la ecología. Con respecto a la ecología, en el periódico dejaron de usar la tinta que contenía químicos, ahora se utiliza tinta de soya, esto fue porque los productos que manejaban anteriormente eran altamente tóxicos, “creamos nuestros propios desagües para que toda el agua contaminada se fuera a otro lado y no al drenaje, se contrató una empresa para que recolectara el material que se usa para limpiar las máquinas, ya que tienen solventes contaminantes” comentó el Dr. Contreras. 

   También han cumplido ampliamente con su compromiso con quienes participan diariamente en la elaboración del periódico: “empezamos a generar entre los trabajadores, una campaña de promoción a través de varias instituciones superiores. Se realizó un diagnóstico del nivel de estudio del personal y se les han otorgado becas para bachilleratos, carreras universitarias e incluso maestrías; se otorgaron también diplomados de inglés, todo esto de manera gratuita y sin ningún compromiso con la empresa”, señala el director.




NOTAS RELACIONADAS