probusiness

POR PRO Magazine Chihuahua

Cómo están cambiando las reglas del juego .

Por: Ulises Elías

Si no has escuchado sobre los programas de aceleración de startups por compañías corporativas, permíteme presentártelos: son programas que las compañías corporativas implementan para generar, atraer y acelerar startups que se encuentran dentro de su industria o sector, como estrategia de fomentar las nuevas innovaciones u oportunidades de inversión, y así acrecentar su portafolio de negocios.

A diferencia de las aceleradoras de startups, estos programas son impulsados por empresas grandes, que adaptan dentro de su organización un programa o una unidad como aceleradora de negocios para impulsar movimientos de intra emprendimiento o atraer emprendimientos externos que están diseñando creando nuevas tecnologías con la posibilidad de convertirse en la siguiente innovación en el mercado.

Esta es una práctica a la que nos vamos a tener que acostumbrar, puesto que veremos cada vez más compañías corporativas implementando programas de aceleración de startups como tendencia mundial, en especial en América Latina, incluyendo México.

Las compañías corporativas mediante estos programas buscan dentro y fuera de su compañía, a equipos emprendedores que estén trabajando en las nuevas ideas de la industria, los impulsan y los preparan para crecer, facilitándoles metodologías de negocios, mentorías, asesorías, contactos claves, recursos y algunas hasta capital de inversión que les permita crecer a una velocidad más rápida que si los equipos lo hiciesen por ellos mismos.

La práctica de la aceleración corporativa de startups es un movimiento en crecimiento entre las compañías corporativas tanto tecnológicas como tradicionales. Algunas de las más notables son Google, Intel, Facebook, Coca Cola, Target, etc. Estos corporativos comparten sus propios recursos, talento, tecnología y marcas, para apoyar startups y lanzar soluciones e innovaciones al mercado.

Este movimiento se está haciendo cada vez más popular fuera de los Estados Unidos, expandiéndose inicialmente hacia Europa, Asia y recientemente a América Latina, incluyendo México uno de los países más rápidos en adaptar la práctica. A raíz de la expansión a nivel mundial del modelo de aceleradoras y sus casos exitosos, fue que las compañías corporativas empezaron a adaptar estos modelos de apoyo a startups como una estrategia de innovación abierta para atraer e impulsar innovaciones y nuevas oportunidades de negocios.

A pesar de un lento crecimiento de estos programas entre las compañías corporativas en México y América Latina, el modelo de aceleración corporativa de startups por empresas mexicanas tiene un futuro prominente y brillante. Pronostico un creciente número de compañías corporativas recurriendo a esta estrategia para fortalecer sus procesos de innovación y portafolio de negocios en los siguientes 10 años por lo menos.

Al facilitar sus propios recursos y apoyar equipos de emprendimiento y startups, las compañías corporativas evolucionarán a ecosistemas internos de emprendimiento e innovación para desarrollar nuevos productos y servicios.




NOTAS RELACIONADAS