prolife

POR PRO Magazine Chihuahua

Es muy común escuchar personas interesadas en cambiar sus hábitos de alimentación con la finalidad de cuidar o mejorar su salud; la dieta vegana es una opción para todos aquellos que además de cuidar su salud desean contribuir en el cuidado y respeto del medio ambiente,

 

TEXTO LUISA NIETO BALCÁZAR

/nutriologaLuisaNieto @nutriologaluis

Pero para tomar esta decisión debes tener información real entorno a esta dieta. Es importante mencionar que la dieta vegana a diferencia de la vegetariana no sólo excluye de su alimentación cualquier tipo de carne, también todos aquellos productos de origen animal como huevos, leche y sus derivados. Elegí las dudas que considero más relevantes en relación a este tipo de dieta, para explicar si es una realidad o un mito la información que leemos o escuchamos del tema.

MITO: Si decido iniciar una dieta vegana requiero suplementación

REALIDAD: El déficit de ciertos micronutrimentos (vitaminas y minerales) esenciales es uno de los principales riesgos de llevar una dieta vegana, por ello se requiere suplementación. Una de las vitaminas más importantes que deben suplementarse es la vitamina B12, ya que no se encuentra en alimentos de origen vegetal y su carencia puede dar lugar a anemia perniciosa. Otro de los micronutrimentos que se deben suplementar son: vitamina D, omega 3, hierro y calcio.

MITO: La dieta vegana es más saludable

REALIDAD:Como nutrióloga puedo decir que una dieta vegana bien planificada puede ser igual de saludable que una que incluya todos los grupos de alimentos, pero esto no significa que sea más saludable o recomendada que otras, pues llevar una dieta vegana requiere de una excelente orientación en cuanto suplementación y combinación de alimentos para lograr que la calidad de la proteína mejore.

MITO: No se cubre el total de proteína que requiero.

REALIDAD: El porcentaje de proteínas que requerimos diariamente se puede cubrir haciendo un buen cálculo (esto con la ayuda de un nutriólogo). Lo que sí es real es que con una dieta vegana resulta mucho más difícil alcanzar este porcentaje y la alimentación debe ser muy variada para lograrlo.

MITO: Llevando este tipo de dieta bajaré de peso.

Realidad: Al eliminar únicamente los productos de origen animal y sus derivados no lograrás bajar de peso; para que esto suceda se requiere evitar el consumo de azúcares así como limitar la cantidad de panes, harinas refinadas, frutas, etc. Es decir, el dejar cierto grupo de alimentos no garantiza la pérdida de peso, se debe cuidar el total de kcal. ingeridas y los porcentajes de macronutrimentos (grasas, carbohidratos y proteínas) que consumimos.

MITO: Es costoso llevar una dieta vegana.

REALIDAD: Depende de la organización que demos a nuestro plan de alimentación; resulta caro si acudimos frecuentemente a restaurantes y supermercados especializados en alimentación vegana, pero podemos buscar opciones en supermercados tradicionales y basar la alimentación en ingredientes más económicos (como frutas, verduras, leguminosas, frutos secos). Todo es cuestión de buscar opciones y ser creativos al combinar nuestros ingredientes.

Por último, me gustaría mencionar que, si tienes la inquietud de comenzar una dieta vegana o si ya la llevas a la práctica, es de suma importancia que te acerques a un especialista en el tema para evitar cualquier deficiencia y que el resultado sea el que tú esperas.




NOTAS RELACIONADAS