prolife

POR ANA MARÍA PÉREZ

Otro año fue y vino; y con el nuevo año retomamos aquellos propósitos o retos que dejamos inconclusos.

Entre los propósitos más sonados está ¨llevar una vida más saludable¨. Por lo general, la gente por esto se refiere a comer mejor, hacer ejercicio y llevar un estilo de vida balanceado. Sin embargo existe un factor básico y esencial para poder lograr todas estas metas: dormir y dormir bien.

Higiene del sueño, suena inventado pero es una práctica muy real y efectiva en lo que a salud se refiere. Ésta se trata de llevar una serie de buenos hábitos que ayuden a descansar durante la noche. Existen diferentes cosas que se pueden hacer para generar un ciclo de sueño completo y restaurador. Sin embargo, aunque son sencillas, muchas personas sufren llevándolas a cabo por falta de constancia. Aquí mencionamos algunas cosas que puedes hacer para dormir:

  1. Establece un horario y sé constante en él. Programa tus días para que te acuestes y te levantes más o menos a la misma hora procurando dormir por lo menos siete horas. En fines de semana, aunque sea difícil, intenta seguir con este horario para evitar una ¨cruda¨ de sueño.
  2. Ambientación; convierte tu cuarto en un espacio completamente adaptado para dormir. Callado, obscuro y cómodo; esas son las cualidades que buscas en tu espacio de sueño. Invierte en un buen colchón, sábanas, almohadas y si puedes en unas cortinas blackout (hacen TODA la diferencia).
  3. Deja la cafeína y demás sustancias que puedan alterar tu sistema. Evita consumir alcohol, café, chocolate, nicotina, azúcares y/o refrescos por lo menos cuatro horas antes de dormir. Aunque el alcohol pueda ayudar a que quedes dormido, éste interrumpe los ciclos y reduce la calidad del sueño.
  4. Deja el celular y todos los aparatos electrónicos fuera de tu espectro visual. Un estudio de la PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America) mostró que la luz emitida por los smartphones y aparatos digitales puede frenar la función de la melatonina en el cuerpo, hormona encargada de regular el sueño. Asimismo, psicológicamente ha sido comprobado que realizar actividades recreativas como la lectura o ver películas en la habitación altera el ciclo del sueño.
  5. Haz ejercicio temprano. Al realizar actividades físicas tu cuerpo produce endorfinas que mantienen a tu cuerpo alerta; esto te sirve para que puedas hacer diferentes tareas en tu día con más atención. Sin embargo al hacerlo de noche mantiene a tu cuerpo atento a todo lo que le rodea y puede dejarte pensando en un sinfín de cosas. Es importante evaluar el tipo de ejercicio que vas a realizar y a qué hora.

Existen diferentes formas en que se puede mejorar la calidad del sueño. Muchas personas sufren de dificultades al dormir, culpando al insomnio o el tráfico de pensamientos constante que hay en su cabeza. La higiene del sueño se enfoca en crear un régimen balanceado de sueño; la intención es dormir entre 7 y 9 horas, nunca menos de 6, ni más de 11. Todo en exceso es malo. Conviértete en quien quieres ser y dale a tu cuerpo el descanso que realmente merece.




NOTAS RELACIONADAS