probusiness

POR Luis Esquivel

Se terminaron las campañas, se apagó la fiebre, y México sigue aquí. Hay un nuevo presidente electo y tres candidatos perdedores, pero el resto de los mexicanos ya podemos quitar el botón de pausa.

Acabadas las campañas, las vidas pueden seguir su curso normal y las noticias pueden volver a reportar al México que queda: el México en donde más de 50 millones de mexicanos están en la pobreza y donde cada 16 minutos en promedio alguien es asesinado; al México en el que la vaquita marina sigue estando en peligro de extinción y en donde la obesidad sigue siendo un problema de chicos y grandes todos los días; al México que está en medio de una guerra comercial y condenado a un difícil mundial.

Pero también al México que es líder mundial en turismo y en el que más mexicanos tienen empleo y vivienda que nunca antes; al México en el que el servicio de salud social atiende a casi 60 millones de personas y en el que existen zonas naturales protegidas que equivalen al área de ciudades enteras; a un país en el cual confían los inversionistas extranjeros y en donde la gente seguirá trabajando y estudiando todos los días independientemente de los ganadores.

Después de las elecciones queda un México de instituciones que no pueden desaparecerse de la noche a la mañana, con una Constitución y leyes que establecen minuciosamente los procedimientos de la vida pública, con una pluralidad política que garantiza el debate, con una sociedad despierta, una clase media en consolidación y un ambiente empresarial participativo.

Se acabaron las campañas, dentro de unos meses tendremos un nuevo presidente, y México…, México sigue ahí.

 




NOTAS RELACIONADAS