prolife

POR Elizabeth Flores

Existe un principio fisiológico en el cual se basan muchas de las recomendaciones de nutrición exitosas sobre la combinación de alimentos: la adecuada y completa asimilación de los alimentos y nutrientes...

 
CÓMO COMBINAR TUS ALINENTOS 
Existe un principio fisiológico en el cual se basan muchas de las recomendaciones de nutrición exitosas sobre la combinación de alimentos: la adecuada y completa asimilación de los alimentos y nutrientes, es el resultado de la acción de las enzimas digestivas.
 
Incluso dentro de un mismo grupo de alimentos existen enzimas especializadas para cada variedad. Cuando muchos ingredientes se combinan en una sola comida, el cuerpo se confunde y le es difícil producir las enzimas necesarias simultáneamente. Y sí, la digestión tiene lugar, pero ocurre por la acción de las bacterias en el intestino, cuando esto sucede siempre hay fermentación y problemas digestivos. 
 
Desórdenes digestivos comunes por una mala combinación de alimentos incluyen: pobre asimilación de nutrientes, gas intestinal, dolor abdominal e inflamación. Luego, pueden surgir condiciones degenerativas y problemas más serios: sistemas intoxicados, falta de energía, insomnio y dificultad para concentrarse.
 
Algunas personas toleran bien la combinación compleja de alimentos, pero si no es el caso y además existe la presencia de enfermedad o algún padecimiento, es recomendable adherirse a un plan de combinación de alimentos. Comer simple no pone en riesgo la inclusión de distintos sabores y nutrientes en la dieta pues una comida puede ser diferente de otra. La combinación adecuada de alimentos también es importante para quienes llevan una alimentación vegetariana
PARA COMBINAR LOS ALIMENTOS ADECUADAMENTE DEBEMOS SEGUIR ESTAS 5 RECOMENDACIONES:
 
1. LA PROTEÍNA SIEMPRE DEBE CONSUMIRSE PRIMERO (incluidas las leguminosas, nueces, semillas), y en segundo lugar los carbohidratos.
Los carbohidratos (almidones como arroz, pan, papa) deben desdoblarse en azúcares simples y no en productos secundarios (ácido láctico y acético, bióxido de carbono – gas).
Presentar solo un almidón por comida ya que cada uno requiere un set complejo de enzimas para su digestión, un set diferente.
 
Al iniciar con la proteína, el estómago concentra sus jugos y ácidos, promoviendo una mejor digestión, de esta manera las proteínas se desdoblan únicamente en aminoácidos para poder ser utilizados en la construcción de nuevas proteínas y no en productos secundarios de una mala digestión altamente tóxicos (ptomaines y leucomaines entre otros).
 
La proteína de origen animal suele dar problemas de digestión por la grasa saturada. Por esta razón es recomendable consumir carne magra y preferentemente sin otra grasa añadida (mantequilla, crema, aceites).
 
Sin embargo algunas grasas como el aguacate, manteca, ghee, aceitunas, crema y aceites, no hacen retardada la digestión de los carbohidratos.
 
2. SALTY BEFORE EVERYTHING ELSE
La sal precipita en el estómago (yin descendiente) y estimula la producción de jugos gástricos ayudando a la digestión del resto de los nutrientes.
Los caldos y sopas diluyen estos ácidos por esta razón no son recomendables como primer tiempo.
Consumir un alimento salado (pepinillos, aceitunas, alcaparras) al final de la comida también ayudará a mejorar la digestión.
3. LAS PROTEÍNAS, GRASAS Y ALMIDONES COMBINAN BIEN CON LOS VERDES
Todo va bien siempre acompañado de vegetales (todos son ricos en enzimas y además son fibrosos, requieren un mayor tiempo masticando y así también ayudan en el proceso digestivo).
 
Estos vegetales son: apio, col, germinados, hongos, espárragos, rábano, pepino, ejote, algas, calabacitas, brócoli, coliflor y hojas verdes.
 
4. FRUTAS Y DULCES SOLITARIOS Y AL FINAL DE LA COMIDA
Su estructura relativamente simple supone un riesgo pues se empiezan a digerir primero que el resto de los alimentos y se monopoliza la digestión, haciendo esperar a los demás y por eso comienzan a fermentarse.
Combinar con lechuga y apio ayuda mucho a mejorar su digestión.
De hecho, es recomendable comer la fruta en ensalada al final de la comida. Se pueden emplear mejor también como snacks. 
 
Los melones (incluida la sandía) se digieren muy rápido por esa razón también deben consumirse
siempre solos. 
 
Algunas grasas combinan muy bien con las frutas para una mejor digestión, tal es el caso de:
- Crema de almendra con manzana verde
- Tahini con salsa de limón
- Yogurt con fresas
- Queso cottage con toronja
Y éstas a su vez combinan bien con vegetales verdes
 
5. LA LECHE SE TOMA SOLA Y NUNCA CON CARNE.
 
Las personas más sanas comen de manera simple, al igual que  los niños que además están más en contacto con sus instintos. Éstos se agudizan con la enfermedad y nos dan señal de lo que es mejor para nosotros, nos ayudan también a reconocer mejor el hambre y la saciedad. Escucha a tu cuerpo.



NOTAS RELACIONADAS