prolife

POR Mónica Pinoncely Esquer

Las bebidas con contenido alcohólico muchas veces son generalizadas con un término que no siempre es el correcto. En algunas zonas de nuestro país escuchamos “¿vamos por unos vinos?” frase que puede...

Las bebidas con contenido alcohólico muchas veces son generalizadas con un término que no siempre es el correcto. En algunas zonas de nuestro país escuchamos “¿vamos por unos vinos?” frase que puede significar que van a tomar vino o algún destilado como tequila o ron, cuando en realidad no es así. Pero ¿cuál es la diferencia entonces y cómo debemos generalizarlos? Las bebidas con contenido alcohólico las podemos dividir en 2 familias: los fermentados y los destilados.

Fermentados

Todas las bebidas que contienen alcohol pasan por un proceso de fermentación. Este proceso consiste en que, a partir de que tengamos algún líquido con concentración de azúcar (lo más común es el jugo de alguna fruta), éste será transformado en alcohol por medio de hongos que conocemos como levaduras. Entre mayor concentración de azúcar tengamos, podremos alcanzar mayores contenidos de alcohol en nuestra bebida. Existen diferentes tipos de fermentados a base del jugo de alguna fruta donde simplemente se deja que las levaduras transformen el azúcar disponible en alcohol. Hay otro tipo de fermentados en el cual se utiliza algún grano como es el caso de la cerveza en donde, como no tenemos azúcar disponible, se utiliza el almidón. Para realizar esa transformación que se llama proceso de sacarificación, pondremos a cocer el grano o germinarlo para que se lleve a cabo esta transformación y tengamos ´azúcar´ disponible para llevar a cabo la fermentación.

Algunos ejemplos de fermentados y su procedencia son:

Vino- Uva 

Cerveza-Cereales

Sidra- Manzana

Sake- Arroz

Pulque- Maguey

Hidromiel- Miel 

Destilados

Todos los destilados, son aquellas bebidas que después de la fermentación, se someten a un proceso de destilación con la finalidad de concentrar el volumen de alcohol. El proceso de destilación consiste en calentar el fermentado esperando a que llegue a los 80°C donde empezarán a evaporarse los diferentes tipos de alcoholes que tenemos disponibles en nuestro fermento, dejando atrás el agua la cual se evapora a los 100°C, para posteriormente recuperarlos por un proceso de condensación donde tendremos de nuevo el alcohol en forma líquida y con mayor concentración. Algunas bebidas para incrementar la calidad podrán pasar por varios procesos de destilación. Muchos de los destilados también podrán ser añejados para obtener diferentes características.

Algunos ejemplos de destilados y su procedencia son:

Ron- Caña de Azúcar

Whisky Escocés - Cebada

Burbon- Maíz 

Vodka- Papa o Maíz

Tequila- Maguey 

Brandy- Uva

Pisco - Uva

Grappa- Uva

Ginebra- Enebro 

Cachaza- Caña de azúcar 

Te invito a que conozcas la historia y procedencia de cada una de las bebidas que degustas. ¡La disfrutarás aún más! ¡Salud!

 




NOTAS RELACIONADAS