probusiness

POR Pilar González

Reto de la administración actual

 

Hoy en día, los retos de la administración no se reducen a la mejora en la rentabilidad de la empresa y permanencia/crecimiento en el mercado, sino que incluyen también el lograr desarrollar y retener el talento humano y, en empresas de naturaleza tecnológica, administrar la innovación. 

     Para comprender mejor el concepto de innovación tecnológica comencemos planteando dos definiciones. Por un lado, la tecnología está relacionada con el desarrollo y uso de nuevos productos, procesos y sistemas a través de la aplicación de conocimientos y capacidades que logre su réplica. La innovación por su parte, tiene como reto la comercialización exitosa que resulta de la creación de nuevas ideas representadas por nuevos productos/ servicios/procesos (PSP). Incluye, además, el reto de manejar y administrar los procesos de la organización, como la coordinación de las acciones interdepartamentales que permitan el lanzamiento exitoso y comercial de tales ideas en un tiempo óptimo.


     Partiendo de esto, la Innovación Tecnológica es el proceso a través del cual nuevos PSP son generados a través del desarrollo y uso de la tecnología con el propósito de su lanzamiento exitoso en el mercado. Con esto en mente, resulta claro ver la gran tarea que tienen hoy en día los administradores de este tipo de innovación porque deben plantear una estrategia integral para lograr el proceso de innovación por sí mismo, como el promover la creación de una plataforma de trabajo y de prácticas empresariales que lo favorezcan e incentiven. Esto no solo incluye plantear estrategias de investigación y desarrollo (I&D) para el diseño de nuevos productos y/o servicios, ya sea dentro de la empresa o como parte de alianzas con universidades o centros de investigación, sino también el reconocimiento de los obstáculos inherentes al proceso de innovar como saber manejar la incertidumbre y en ocasiones, el alto grado de ambigüedad y riesgo que se corre.


      ¿Vale la pena correr este riesgo? Depende mucho de la visión empresarial y de los objetivos que se pretenden y, sobre todo, de la estrategia de innovación, que implica el análisis del mercado, de los recursos de la empresa, de los activos que posee –tangibles e intangibles-, de las redes y comunidades de trabajo que se pueden crear, del entorno en donde la empresa se encuentre -nacional, regional, sectorial-, y del tipo de políticas y regulaciones que puedan incentivar la innovación. Este análisis debe dar como resultado la creación de estrategias para mejorar tanto la entrega de valor al cliente como los procesos de comercialización. ¿Valdrá la pena mejorar la administración en pro de lograr esto? Usted tiene la respuesta.




NOTAS RELACIONADAS