probusiness

POR Oscar Herrera

EN LA PICOTA DE UN BUEN PLEITO

Interceramic, una de las empresas emblemáticas de nuestro estado y con amplio reconocimiento en los mercados internacionales, recién se encuentra envuelta en un conflicto legal que puede causarle bastantes dolores de cabeza a sus directivos, pues tiene potencial y coyuntura para escalar hasta las mesas de negociación del TLCAN. Resulta que desde los años 90, la empresa chihuahuense mantiene una sociedad con la empresa estadounidense Dal-Tile, mediante la cual se manejaban las operaciones de la moral Recubrimientos Interceramic en nuestro país. Vaya, tenían más de veinte años trabajando en conjunto, y le digo que tenían que, porque según ha trascendido, Dal-Tie decidió retirarse del negocio y liquidar su participación accionaria. Y entonces comenzaron los problemas.

Al parecer, Interceramic acusa que la empresa estadounidense tenía ya tiempo sin cumplir los acuerdos corporativos, lo que había provocado deterioro en la salud financiera del negocio conjunto. Y, en consecuencia, ahora que Dal-Tie decide retirarse, Interceramic opina que están pidiendo demasiado por su 49 % de propiedad.

Como puede suceder en toda negociación, sobre todo cuando las partes ya no se llevan tan bien como antaño, las diferencias se expanden y los acuerdos se vuelven inviables. Y por eso se fueron a tribunales. Es el punto del conflicto, pues Interceramic argumenta que el juicio debe resolverse ante las autoridades de nuestro país, dado que el negocio que tenían en conjunto, es una empresa mexicana. En contrario, la estadounidense Dal-Tie solicita que el juicio se resuelva en tribunales norteamericanos, argumentando que es su derecho con base en las normas del Tratado de Libre Comercio.

 Y parece que aquí es donde se pueden complicar las cosas para Interceramic, pues Dal-Tie ya acudió ante la Secretaría de Economía del Gobierno Mexicano, para interponer la queja correspondiente y hacer presión al más alto nivel político del país.

En concordancia, justo en la más reciente ronda de negociaciones del TLCAN celebrada en Canadá, este tema del arbitraje internacional estuvo sobre la mesa, pues al parecer Estados Unidos busca que siempre que sus empresas tengan algún litigio, este tenga que resolverse en los tribunales de ese país, sin importar si los negocios se establecieron y realizaron en México o en Canadá. Desde luego que se trata de un abuso en la negociación y de una tremenda desventaja si se concreta. Sucede que los negocios desiguales no son buenos negocios.

Mire que por eso se dice que las coincidencias no existen, porque justo ahora que el tema está en análisis, Dal-Tie decidió ponerse de ejemplo y encarecer la parte política y mediática del pleito jurídico con Interceramic, para ver si en una de esas su gobierno la protege y le ayuda con un empujoncito.

 Por lo pronto, la empresa chihuahuense ya ganó una primera batalla en un Juzgado de Distrito de nuestro país, pero parece que es solo la primera de muchas.

 Interceramic es una empresa importante en su industria, con prestigio y con fortaleza en el mercado financiero. Ojalá que puedan llegar a buen puerto y lograr una negociación favorable. No vaya a ser que luego se aplique eso de que más vale un mal arreglo que un buen pleito.




NOTAS RELACIONADAS