proconnect

POR Alexandra Guerrero

MUJERES RARÁMURI EN LA INDUSTRIA DE LA MODA

CECILIA, CUÉNTANOS LA HISTORIA DE KUSÁ.

En el año de 2013 tuve un accidente que me dejó convaleciente y con muy poco movimiento por un año. En ese tiempo, Mary fue mi compañía y trabamos una fuerte amistad, con ella como con sus hermanas. Antes de reintegrarme a mi trabajo decidimos encontrar una fuente de autoempleo para ellas y llegamos a la conclusión de que la costura, inherente a sus actividades tradicionales, podría ser eso que buscábamos. Pero sabíamos que sus prendas como tales no tienen demanda fuera del mercado formado por la misma etnia. Así que tendría que ser una prenda innovadora, cómoda y actual, pero que conservara los aspectos más bonitos y llamativos de su vestimenta. Pensando en ello, nació la primera blusa. El éxito que tuvo entre nuestras amistades nos convenció de hacer otras y luego otras...

 ¿CÓMO ESTÁN LOGRANDO ESTABLECER KUSÁ COMO EMPRESA? En este sentido hemos trabajado por dos caminos paralelos. Por una parte, nos hemos acercado a las distintas instancias de Gobierno con muy buenos resultados. En Secretaría del Trabajo nos constituimos como una OICP, una organización para el autoempleo por cuenta propia y con ello accedimos a los primeros equipos para el taller. La Secretaría de Desarrollo Social nos ha brindado capacitación para emprendedores y espacios de venta. La Secretaría de Economía nos está apoyando en el proceso de constituirnos como una cooperativa. Por otra parte, el año pasado inscribimos nuestra idea de negocio en POSIBLE, un concurso de Televisa-Monte de Piedad para apoyar a emprendedores de todo el país. El premio fue de una semana de capacitación para emprendedores y lo ganamos. Fuimos una idea de 100 seleccionadas en un universo de 13,000 ideas participantes. En este campamento aprendimos que en realidad podemos llegar a ser una gran empresa, si tenemos el cuidado de ir sentando nuestras bases adecuadamente, y que hay una comunidad de emprendedores sorprendentes en México con la que podemos contar. Precisamente acabamos de recibir una beca por parte del Municipio de Chihuahua para participar en un proceso de incubación que ofrecerá la UACH. Es mucho trabajo, pero la misión de Kusá lo vale.

COMO MUJERES EMPRENDEDORAS ¿QUÉ ES LO MÁS COMPLICADO Y LO MÁS GRATIFICANTE DE INICIAR SU NEGOCIO? Tal vez lo más complicado es llegar a compartir una imagen del futuro que buscamos; una imagen que tenga la fuerza para conseguir que todas dejemos atrás el mundo que conocemos y la forma en que vivimos para entrar en la dinámica de construir el escenario al que queremos llegar. Lo más gratificante es ir viendo cada día los pequeños cambios que te indican que estás en camino, que el viaje al pasado ya no es una alternativa.

¿QUIÉNES FORMAN PARTE DE LA EMPRESA? Actualmente somos nueve mujeres rarámuri y tres mestizas. Nuestras edades van de los 22 a los 60 años. Somos una fusión de talentos, culturas, formación académica y experiencias; cada una de nosotras aporta lo mejor que tiene a Kusá. El taller es territorio de la lengua rarámuri, porque ellas son mayoría y siempre lo serán. Aunque nosotras las mestizas no lo entendamos, ellas tienen la libertad de comunicarse en su lengua nativa a toda hora y así lo hacen, tanto para temas personales como para lo que se refiere a sus distintas tareas y mejoras o resolución de problemas relativas al trabajo. Para la operación del taller, en los temas que nos conciernen a todas y las charlas cotidianas, ellas nos hacen el favor de hablar en español.

ESCOLARIZACIÓN Uno de nuestros valores es la educación y para fomentarlo todas las integrantes de Kusá debemos estar escolarizadas. Las mestizas estamos inscritas en cursos diversos y nuestras socias rarámuri estudian su educación primaria dentro del horario de trabajo con el apoyo de ICHEA y la maestra Alma Domínguez.




NOTAS RELACIONADAS