probusiness

POR PRO Magazine Chihuahua

La creatividad y la innovación son dos conceptos sumamente ligados. Si bien, la innovación requiere de la creatividad, esta última no necesariamente lleva a la primera en todos los casos.  La creativ...

Ulises Elías 

La creatividad y la innovación son dos conceptos sumamente ligados. Si bien, la innovación requiere de la creatividad, esta última no necesariamente lleva a la primera en todos los casos. 
La creatividad, palabra que viene del latín creare, es el proceso mediante el cual se crean y construyen cosas nuevas a partir de las existentes. Mientas que innovación, es el arte de provocar la adopción de un producto, servicio o proceso nuevo por el mercado para la satisfacción de necesidades. 

Como vemos, la innovación requiere ser adoptada por parte del mercado para poder ser llamada innovación. Esto no es necesario para la creatividad, la que se limita únicamente a la parte de crear algo nuevo, no importa si es útil o si es adoptada por el mercado objetivo. 

Sin duda, los dos conceptos están íntimamente ligados, ya que la innovación requiere de procesos creativos para la generación de nuevos productos y servicio. No puede haber innovación sin creatividad. 

Mucho se habla de que la creatividad solo la poseen los genios, o personas con un alto coeficiente intelectual, que se les ocurren ideas de la nada. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Cualquier persona puede ser creativa en cualquier momento si entiende los procesos mentales de inspiración y de práctica necesarios. Más aún, la creatividad se convierte en un estilo de organización dentro de las empresas.

Dentro de una organización hay una fórmula que define su ambiente creativo: 
Personas + Equipo + Cultura + Técnicas = Creatividad 

La creatividad en una persona se ve apoyada mediante la acumulación de conocimiento, experiencia, personalidad y formación técnica. Estos elementos se conjugan para dar a una persona su coeficiente creativo. Su forma de razonar, pensar, sus paradigmas, y la apertura a nuevas ideas se vuelven esenciales para aumentar o disminuir su capacidad creativa. 

Por otro lado, la influencia que tienen los equipos se vuelve primordial. Un equipo debe ser multidisciplinario, integrado, con enfoque y con un buen líder. La relación entre los miembros del equipo es de relevancia para facilitar los vaivenes de las ideas, que se deben concretar en productos y servicios. 

En un nivel más arriba, está la parte de cultura corporativa, que le da el ambiente de flexibilidad o rigidez al flujo e impulso de ideas. Las organizaciones más creativas, crean un ambiente flexible que propicia el cultivo y cosecha de ideas por parte de sus colaboradores y equipos.

Y por último están las técnicas de creatividad. Éstas son herramientas mentales y prácticas que facilitan la generación, flujo e implementación de ideas. Técnicas como lluvia de ideas, reversión, ir al extremo, SCAMPER, reformulación matricial, entre muchas otras, permiten a los equipos pensar fuera de la caja y sus modelos mentales para la generación de ideas nuevas y distintas.

 




NOTAS RELACIONADAS