probusiness

POR Oscar Herrera

Según estudios del Banco Mundial (BM),

La educación es un motor importantísimo para impulsar el crecimiento económico de los países. El organismo estima que, si en México se lograran algunas mejoras en la calidad del aprendizaje, el beneficio sería de hasta 2% PIB nacional.

Algo importante, es que cuando el BM se re ere a la educación, no habla de escolarización, es decir, de gente asistiendo a las aulas, sino de aprendizaje, de calidad en lo que se piensa, se aprende y se hace.

Según el propio BM, una educación con aprendizaje de calidad promete acceso al empleo y a mejores ingresos, y por ende a una buena salud y a una vida sin pobreza; su escribidor agrega que también otorga la capacidad de emprendimiento. En esta lógica, el Banco menciona que la pobreza y la desigualdad que ahora vivimos, son consecuencia de “una crisis de aprendizaje”.

Vaya, pareciera que si bien hemos logrado, como humanidad, abatir en gran medida el analfabetismo y la falta de acceso a las escuelas, aún nos resta bastante por hacer en materia de rentabilidad educativa; me refiero al hecho de lograr que, contar con mayor nivel educativo, realmente garantice que las personas tengan acceso a una mejor calidad de vida.

En México, esto es algo que aún no sucede, nos falta bastante trecho por recorrer. Y para muestra le comparto el caso de Chihuahua, una entidad que está en los primeros planos nacionales en el tema, y que por lo mismo nos permite dimensionar el asunto.

De acuerdo con los análisis de inteligencia competitiva que realiza el Consejo para el Desarrollo Económico del Estado de Chihuahua (CODECH), si bien la entidad realiza esfuerzos importantes para garantizar mayor cobertura educativa y escolarización de la población, los resultados en calidad aún no se logran.

Sirva de muestra que según la prueba PLANEA, tanto en Educación Básica como en Media Superior, los estudiantes chihuahuenses se ubican dentro del 60% de los que tienen el nivel más bajo de desempeño. Vaya, es lo resaltado por el BM, en el sentido de que sí se asiste a la escuela, pero no se adquieren grandes capacidades en ella. Y mire que Chihuahua es de los que no andan tan mal.

Siguiendo con la rentabilidad de la educación, el CODECH menciona que en la entidad no se están creando los espacios laborales que los profesionistas requieren, pues mientras el número de profesionistas egresados va en aumento, la tasa de desempleo de los mismos también crece.

Claro que esto también significa que las carreras que hoy se cursan, no corresponden con la demanda del mercado laboral, por lo tanto no garantizan el acceso a un buen nivel salarial, y por ende a una buena calidad de vida. Es un ciclo autodestructivo, en el que los jóvenes estudian licenciaturas en desempleo. Es evidente que en algún momento, las universidades se quedaron dormidas ante el avance de la economía. Y bueno, ahora el gobierno lucha con ello.

Y mire usted la incongruencia entre lo que hacemos como país y lo que menciona el BM, pues Chihuahua es uno de esos estados en los que es menos rentable contar con un doctorado que con una maestría; esto significa que se gana menos en comparación con el esfuerzo y tiempo invertido.

Y bueno, si bien Chihuahua es el tercer estado que mejor remunera a sus profesionistas, estos representan solo el 14% de la población ocupada en la entidad. Implica que no hay chamba y que no la habrá, al menos no hasta que las universidades despierten y hagan mejor su trabajo;

Y permítame insistir en el contraste del panorama: Chihuahua está entre los primeros diez estados en materia educativa, lo que implica que el panorama nacional es más adverso.

No solo es importante el planteamiento del BM, sino indispensable para poder aspirar al desarrollo y bien- estar de la población en todos los rincones del orbe.

Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted. 




NOTAS RELACIONADAS