probusiness

POR PRO Magazine Chihuahua

Bastan 3 síntomas para que el riesgo de la empresa sea alto

Por: Rafaél De La Lastra

 Hoy en día la gran mayoría de las empresas están realizando sólo mediciones parciales (corazón: ambiente laboral) con las herramientas de moda y en ocasiones obtienen certificaciones que se dicen de empresa, aunque sólo valoran una parte. Nuestra recomendación es que con cierta frecuencia (de dos a cinco años) una empresa tiene que realizarse su check-up integral para mantenerse sana, vital y altamente competitiva.

      Los síntomas de una organización enferma y destinada al infarto o muerte cerebral (quiebra, venta o salida del mercado) son los siguientes:

Síntoma 1

Dirección confusa, dándole prioridad a las modas administrativas, confundir las ideas estratégicas, ineficaz en la toma de decisiones y con un consejo directivo pasivo o sin haberlo integrado. Muy bajo nivel de compromiso.

Síntoma 2

       Diseñar una estrategia perdedora, ya sea de diversificación para tener un crecimiento agresivo, por ejemplo, a través de la adquisición de empresas de otros giros, o sobre inversiones ambiciosas en mercados de alto riesgo (derivados), financiadas con crédito fácil o en dólares y acciones sobrevaloradas en la bolsa en el caso de empresas públicas (olvidaron el dicho: “zapatero a tus zapatos”).

Síntoma 3

       Excelente ejecución de una estrategia perdedora, o bien una mala ejecución de la estrategia que si tenía posibilidades de funcionar (por ejemplo: con una insuficiente integración de la cadena de valor, en el caso de adquisiciones no contemplar la integración y prioridades post-fusión o al no definir las prioridades del negocio, la filosofía y ajustes en la inadecuados en la estructura organizacional que puede llevar a desvincular al talento con experiencia y capacidad).

Síntoma 4
Confusión organizacional o de luchas de poder, los desajustes a nivel de organización en la duplicación de funciones, procesos confusos e inadecuada toma de decisiones que conducen a la ineficiencia.
Al igual que la reducción de personal sin un análisis de las oportunidades que conduce a la pérdida de personas con talento, amor a la empresa y alta dedicación.

Síntoma 5
Falta de ética profesional y/o no identifican las competencias alineadas a la filosofía de la organización o bien son confusas, es cuando el trabajo se convierte en algo improductivo y hacia dentro de la organización se buscan competencias básicas o genéricas que debilitan a la empresa; por otro lado, se toman decisiones de alto riesgo que violan las políticas de la empresa, la ética en los negocios y las leyes vigentes.

Síntoma 6

Definir la Estrategia que no está alineada con los requerimientos del mercado en un entorno competitivo, omiten realizar estudios y análisis de lo que está sucediendo en el mercado y con los consumidores, lo que lleva al fracaso cuando el mercado no lo acepta. En particular en empresas que tuvieron éxito innovando o encontrando “océanos azules”

Síntoma 7
Soberbia del nivel directivo, en todos los casos analizados de empresas líderes de su sector, inclusive a nivel global; el equipo directivo recibió advertencias de que sus decisiones y prioridades “estratégicas” llevarían a una gran crisis a la empresa, la respuesta constante fue: “somos los mejores y líderes de nuestro sector, ¿quién nos va a enseñar?”. Debido a que la mayoría de esas empresas, en el pasado, fueron planteadas como casos de éxito por Instituciones Educativas y revistas de negocios de prestigio y sus ejecutivos dictaban conferencias.

Cuándo se dieron los malos resultados y la quiebra, la gran mayoría de dichos ejecutivos le echaron la culpa a otras circunstancias o personas y no a su falta de visión e información que influyeron en pésimas decisiones (los directivos solían decir: fue el mercado, la pésima economía, la paridad de la moneda, los costos de materia prima, nuestra competencia se nos adelantó, etc.) y nunca mencionaron que no captaron los requerimientos del mercado en un entorno competitivo, escucharon malos consejos (que según ellos eran buenos cuando se los dieron). Omitieron realizar estudios y análisis de lo que estaba sucediendo en el mercado y con los consumidores, lo que es obvio que los llevará al fracaso cuando el mercado no lo acepta.




NOTAS RELACIONADAS