prolife

POR Mónica Pinoncely Esquer

La época de calor ha llegado y con ella la presentación de los nuevos rosados de todo el mundo.

 El consumidor cada vez se vuelve más exigente, pero este estilo de vinos comienza a conquistar nuevos paladares y a sorprendernos, ofreciéndonos algo refrescante, juvenil, fácil de beber y de maridar con sus interesantes perfiles aromáticos ya sea con un toque de dulzor, o bien, secos.

Las tonalidades de los rosados varían dependiendo de la variedad con la que fueron elaborados, así como el tiempo de maceración por la que pasó el jugo (tiempo que dura en contacto el jugo con la cáscara de donde extrae el color), y finalmente lo que busca el enólogo en tonalidad y aromas.

Un vino rosado joven lo podremos encontrar con una diversidad de tonalidades como: piel de cebolla, rosa pálido, salmón, rosa intenso o granada.

Cada región y bodega productora utilizará diferentes uvas para su elaboración siendo las más comunes: Merlot Garnacha / Grenache Zinfandel Nebbiolo Tempranillo Cabernet Sauvignon Sangiovese Cinsault Mourvedre Syrah / Shiraz

Los aromas más frecuentes a encontrar en un rosado son: Fresa Cereza Sandía Pétalos de rosa Melón verde Cítricos: toronja, naranja, lima.

M A R I D A J E S :

El rosado es muy fácil de maridar, aquí te dejo algunas recomendaciones:

  • Ensaladas con vinagreta y frutas
  • Tacos al pastor
  • Pollo a las brasas, a la naranja
  • Pastas con salsas bechamel
  • Jamón Serrano
  • Edamames
  • Salmón o atún fresco
  • Camarones
  • Pulled Pork
  • Comida China
  • Pizzas
  • Quesos: camembert, brie, mozzarela, asadero, Chihuahua
  • Chiles en nogada
  •  Entre otros

Te invito a que te aventures en el mundo de los rosados, conozcas un poco más de ellos y dejes que te sorprendan con sus características únicas. En México se producen muchos, así es que, ¿qué esperas para probarlos? ¡Salud!

 




NOTAS RELACIONADAS