probusiness

POR Luis Esquivel

Pocas cosas provocan más miedo entre los hombres que la idea de vivir el en apocalipsis. Curioso es, sin embargo, que siendo la época que sea el apocalipsis se entiende en el futuro, cuando pudiera decirse...

Pocas cosas provocan más miedo entre los hombres que la idea de vivir el en apocalipsis. Curioso es, sin embargo, que siendo la época que sea el apocalipsis se entiende en el futuro, cuando pudiera decirse sin chistar que ya está aquí, con cuatro jinetes y sus caballos anunciando que la destrucción está cerca.

---------------

Cuando abrió el primer sello, oí al primer ser viviente, que decía: Ven. Miré y vi un caballo blanco, y el que montaba sobre él tenía un arco, y le fue dada una corona, y salió vencedor, y para vencer.
Ap. 6:2

El primero de ellos, la Victoria con su caballo blanco, cabalga triunfante en la propagación de su propio evangelio. Armado con un arco y apoyado por el poder político, Donald Trump alcanza largas distancias en las cuales pregona su discurso de odio, división e intolerancia. A este jinete le fue dada una corona con la cual se cree y actúa como un rey; salió a vencer, a conquistar y prometer grandeza. El falso mesías en cambio solo augura destrucción para propios y extraños.


Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente que decía: Ven. Entonces salió otro caballo, rojo; al que lo montaba se le concedió quitar de la tierra la paz para que se degollaran unos a otros; se le dio una espada grande.
Ap. 6:3-4

El segundo jinete representa la guerra, y montado sobre su caballo rojo Bashar Al Assad esparce en cada oportunidad la inminencia de que la guerra que ha creado se convierta pronto en una nueva guerra mundial. Con su gran espada decapita a sus enemigos: hombres, mujeres o niños; los ha matado, los ha hecho huir, ha destruido su tierra, su sustento y ha fomentado la toma de armas. Él solo ha quitado al mundo la paz como hace mucho tiempo no se hacía y parece que solo es el comienzo.


Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente que decía: Ven. Miré y vi un caballo negro. El que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes que decía: “Dos libras de trigo por un denario y seis libras de cebada por un denario, pero no dañes el aceite ni el vino.”
Ap. 6:5-6

El tercer jinete es la hambruna, montado en su caballo negro Nicolás Maduro niega el pan a su gente. La comida escasea gracias a su acción, los precios suben y al ciudadano de a pie le es imposible acceder a lo mínimo para garantizar su bienestar, sin embargo los lujos propios de la elite no cesan, el vino y el aceite corren sin daño para los ricos mientras que el trigo y la cebada se hacen inalcanzables para os pobres. 


Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente que decía: Ven. Miré y vi un caballo bayo. El que lo montaba tenía por nombre Muerte y el Hades lo seguía: y les fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad y con las fieras de la tierra.
Ap. 6:7-8

La muerte, el cuarto jinete, montado en su caballo bayo trae consigo un infierno. Controlando –prácticamente- una cuarta parte de la tierra Vladimir Putin es capaz de desatar un desastre de la magnitud de la que lograrían sus tres precursores juntos; es capaz de matar a sus enemigos con la espada en una guerra sin fronteras motivado en recuperar una grandeza perdida, es capaz de matar con hambre a sus vecinos negando recursos que forzosamente pasan por su control. Un jinete limitado, hasta ahora, pero un jinete decidido al fin de cuentas; un jinete que con la chispa adecuada sería capaz de llevar al mundo a una nueva oscuridad.

---------------


Mientras continua el debate entre optimistas y pesimistas, entre aquellos que aseguran que el mundo está mejor que nunca y los que pregonan que cada día estamos peor, la realidad es que el mundo cada día vive en peligro; peligro de que alguno de esos cuatro jinetes monte su caballo y decida llevar al mundo a la ruina.




NOTAS RELACIONADAS