probusiness

POR PRO Magazine Chihuahua

Ya están listos los candidatos; registrados y en campaña para una elección que se prevé será de las más competidas, ¨una elección como nunca antes¨ según opinionólogos y expertos.

Ya están listos los candidatos; registrados y en campaña para una elección que se prevé será de las más competidas, ¨una elección como nunca antes¨ según opinionólogos y expertos. Si bien el resultado aún está en veremos, lo que sí es una realidad es que como nunca antes los candidatos tienen el camino cuesta arriba y cargan con losas que harían ver al Pípila como un debilucho. Todos lidiarán con un pasado y un contexto que puede o no corresponderles, pero que en el entendido de la maduración del electorado mexicano les cobrará factura, sí o sí.

En este sentido el más afectado es José Antonio Meade, quien sin tener escándalos de corrupción propios no ha podido sacudirse las pillerías de Javier Duarte ¨el malo¨, de César Duarte ¨el peor¨, de Roberto ¨el preso¨ Borge y Roberto ¨el prófugo¨ Sandoval. La labor será titánica para afianzar el segundo lugar y crecer hasta ganar a pesar del dinero extraviado en Veracruz, Chihuahua, Quintana Roo y Nayarit, que seguro no tiene nada que ver con él, pero que identifica a una generación de lo más funesta en el partido que ahora lo auspicia.

Ricardo Anaya también sale perdiendo y su carga vale –presuntamente- 54 millones de pesos; eso y los constantes viajes a Atlanta, además claro del abandono en el que muchos panistas lo dejaron cuando se impuso como candidato presidencial. La lucha de Anaya a partir de ahora será no solo para intentar ganar en una relativa soledad, sino para no desplomarse en las preferencias, como lo hizo Josefina Vázquez Mota en el Edomex.

De entre los independientes la losa más grande la carga Margarita Zavala, y tiene nombre y apellido: Felipe Calderón. Si bien la gente reconoce a la candidata como una opción viable, también es cierto que ha pasado muy poco tiempo desde que su esposo tomó la decisión de meter al país en una sangrienta guerra, y a la ahora candidata no le alcanzará la campaña para convencer al público de que la decisión fue correcta, porque los muertos hablan por sí mismos.

Finalmente, la piedra más longeva –aunque de momentos parece imperceptible- la carga Andrés Manuel López Obrador. Incluye, por ejemplo: fajos de billetes enligados, la relación con los Abarca, 12 años de vivir sin ingresos explicables y por supuesto un plantón de meses en Reforma. Pero no conforme y confiado en su victoria, el candidato ha decidido echarse a la espalda tres pesos muertos: la CNTE, Napoleón Gómez Urrutia y Elba Esther Gordillo. Le gusta hacerse la vida difícil. Una campaña como nunca: cuesta arriba. Una elección como nunca: con un electorado atento.




NOTAS RELACIONADAS