prolife

POR Gloria Ortiz Vivó

Mi experiencia Personal

Durante los últimos 10 años me ha tocado experimentar con un sinfín dietas, porque como ya sabemos, el ejercicio no es suficiente si lo que queremos es estar en forma y ver los resultados físicamente.

      Antes se creía que estar delgado era sinónimo de estar saludable y quienes no gozaban de ese beneficio debían someterse a un régimen indicando que, en orden de perder peso, debían ingerir menos calorías y quemar más grasa, así se utilizarían las reservas y eliminaríamos los kilos extras.

       Para mí, eso se traducía a tortura. Me moría de hambre, los resultados nunca fueron los que buscaba, siempre terminaba dándome por vencida. ¿Quién aguanta algún tipo de régimen sin ver resultados? Me sentía agotada y sin energías, mis músculos en vez de estar fuertes, se iban consumiendo y me enfermaba por todo, hasta que decidí ponerle un fin a esto e investigando me encontré con las dietas cetogénicas (también conocida como ATKINS, SOUTH BEACH DIET o CETO).

Lo que me pasaba era esto:
Cuando comemos carbohidratos, sube el nivel de glucosa en la sangre, ésta libera insulina, (hormona que le indica a las células que tienen que almacenar glucosa en forma de grasa). Es incorrecto pensar que ser una persona delgada es una persona saludable, ya que aunque su apariencia física luzca bien, sus niveles de grasa, triglicéridos, colesterol y otros, pueden indicar lo contrario. Como fue en mi caso. Así pues, decidí acercarme con un especialista y comencé una LOW CARB DIET (dieta cetogénica) y esto fue lo que paso:

Descubrí que las grasas son buenas

Existe el mito de que cierto tipo de alimentos como el aguacate, las nueces, almendras y granos, por su nivel de grasa, deben ser evitados a toda costa. En la dieta cetogenica están permitidos incluso el tocino, carne roja y hasta los chicharrones, por supuesto, con moderación.

Ningún Régimen

Al principio pensé que iba a ser muy difícil dejar de comer carbohidratos, pues dicen que son necesarios para la energía. Resulta que las grasas buenas cumplen esa función y de hecho no fue ningún esfuerzo, ya que en cualquier restaurante o lugar al que vaya, siempre hay una opción “low carb” en el menú. Un corte con verduras o pollo a la plancha siempre es delicioso y sin culpas.

Que-es-eso? QUESO

Si, así como lo lees. Resulta que los quesos y lácteos aunque si contienen un bajo nivel de carbohidratos, sus niveles de grasas buenas son más altos. Sé que no soy la única feliz con esta noticia

Resultados Inmediatos

El músculo pesa más que la grasa. Tenemos la obsesión, sobre todo las mujeres de que entre menos nos arroje la báscula mejor, y en realidad no, yo no he bajado mucho, pero los resultados son visibles, mis niveles de masa muscular y grasa corporal son totalmente distintos a cuando empecé, al igual que mi rendimiento y estado de ánimo, me siento más enérgica que nunca.

Healthy LIFEST YLE

Está comprobado que al llevar a cabo una dieta como ésta, reduces posibilidades de enfermedades tales como el cáncer, ya que las células cancerígenas se alimentan de la glucosa; ayuda a bajar la hipertensión, alto colesterol, controlar la diabetes, entre otros. Te invito a que pruebes esta opción por dos o tres semanas, estoy segura que al igual que yo, notarás la diferencia y no vas a querer dejarla. Te recomiendo acercarte con un especialista de tu confianza que te asesore.




NOTAS RELACIONADAS