probusiness

POR Ulises Elías

Aún así, esto no asegura que la empresa seguirá siendo competitiva si no desarrolla las innovaciones que la posicionen competitivamente en el presente y en el futuro. Hay compañías que se centran única...

Explotar y Explorar

Aún así, esto no asegura que la empresa seguirá siendo competitiva si no desarrolla las innovaciones que la posicionen competitivamente en el presente y en el futuro. Hay compañías que se centran únicamente en perseguir innovaciones incrementales haciendo pequeñas mejoras en sus productos, servicios o procesos; son pocas las que están generando y provocando las innovaciones discontinuas, que son avances radicales que modifican profundamente las bases de la competencia en una industria, a menudo haciendo obsoletos los productos antiguos y las formas de trabajo. Cada uno de estos tipos de innovaciones tienen objetivos distintos. Algunos se enfocan en los clientes actuales. Otros en clientes más allá de la base actual. Mientras que otros tienen su objetivo en servir mercados totalmente nuevos. 

Si pudiéramos sintetizar lo que acabamos de explicar, una compañía debe tener 2 modalidades en su estrategia de negocios: explotar y explorar. La explotación se basa en generar las innovaciones incrementales, donde se mejora lo existente para el mercado actual, sacando el mayor provecho y generando el efectivo para la siguiente modalidad: la exploración. En esta modalidad la compañía se centra en invertir en las innovaciones que atenderán las necesidades del futuro a corto y largo plazo.

 La implementación de estas modalidades en las compañías no es fácil. Requiere de una estructura organizacional abierta y colaborativa, que los académicos e investigadores de Harvard, Charles O’Reilly y Michael Tushman llaman: la organización ambidiestra. Como su nombre lo define, esta organización sabe jugar y actuar con las dos modalidades estratégicas de forma efectiva y eficiente. 

Bajo una organización tradicional, la estructura sería: en la cabeza el gerente general, quien tiene a su cargo el director de mercadotecnia, producción, ventas e investigación y desarrollo. Si es una compañía que inicia la modalidad de exploración, tendrá un área o departamento de negocios emergentes, que en muchos casos es el área que denominan de innovación. Esta área no tiene en muchos casos objetivos y estrategias claras, y su injerencia en la estrategia general de la empresa es relativamente baja. Pero si es una organización que ha dividido la estructura en dos grandes áreas de negocios: negocios existentes y negocios emergentes, y estas dos áreas tienen por su propia cuenta áreas de mercadotecnia, ventas e investigación y desarrollo, entonces estamos hablando de una organización ambidiestra. Es decir, dos organizaciones paralelas con distintos enfoques, pero que a su vez colaboran para un bien común de la empresa. 

Existen pocas empresas que juegan de forma ambidiestra en México. Lo poco que se alcanza a ver es que algunas han empezado a incluir en su estructura un área de innovación, pero que aún no juega un rol predominante en la estrategia general de la empresa. Esto las pone en riesgo eminente al no tener una estrategia de negocios emergentes que se conviertan en los negocios del futuro en los próximos 5 a 10 años.




NOTAS RELACIONADAS