prolife

POR Mónica Pinoncely Esquer

Después de haber analizado con la vista y el olfato los aromas y tonalidades de nuestro vino, el último análisis se lleva a cabo en la boca donde evaluaremos los sabores y parte del tacto.

Para realizar un análisis adecuado debemos de realizar los siguientes pasos:


1.-  Comenzaremos por dar un pequeño sorbo al vino y teniéndolo en boca lo pasaremos por todas partes para que el paladar se acostumbre. El primer trago nunca se analiza debido a que su intensidad será mayor de la real ya que no sabemos que esperar.

2.-   Daremos un segundo sorbo y analizaremos lo siguiente:

a)    ¿Qué sabores detectamos?  Nuestra lengua solamente puede detectar los sabores dulce, salado, ácido y amargo. Aunque normalmente podemos decir “sabe a fresa…”, nuestra lengua solamente puede identificar estos 4 sabores.


b)    ¿Dónde detectamos los sabores?    Estudios recientes muestran que en toda la lengua podemos identificar los sabores, pero tendremos áreas en las cuales los identificaremos con mayor facilidad, por ejemplo: 

1) Dulce: punta de la lengua. 
2) Ácido: en los costados de la lengua y nos hará salivar.
3) Amargo: parte central trasera de la lengua.
c) Por medio del tacto podremos evaluar:

  

 

C) Por medio del tacto podremos evaluar:

1) Taninos / astringencia: sensación de sequedad en la boca que va muy relacionada con el amargor. 
2) Temperatura: dependiendo del vino buscaremos una temperatura deseada. 
3) Alcohol: lo sentiremos principalmente si nos ponemos el vino entre los dientes y los labios ya que las encías no están acostumbradas al alcohol. 
4) Cuerpo: Es la densidad que encontraremos en el vino, como dicen algunos: “que te llene la boca”.

D) Por último daremos un último sorbo para identificar los aromas vía retro nasal utilizando la conexión interna entre nuestra boca y nariz.

 1) Con mucho cuidado, aspiraremos aire con el vino aún en la boca y luego lo sacaremos por la nariz. De esta forma podremos identificar unos aromas extras. 
2) Una vez que hayamos terminado todos esos ejercicios analizaremos el post-gusto que nos deja en boca, así como la persistencia del sabor.

Recuerden la práctica hace al maestro así que a degustar muchos vinos.




NOTAS RELACIONADAS