probusiness

POR Oscar Herrera

¿A QUIÉN CONTRATABAS?

 

Imagine que usted es propietaria o propietario de una mediana empresa, una en donde trabajan alrededor de 100 personas, en muy diversos puestos, y que genera ventas de unos $200 millones de pesos al año.

No es cosa menor lograr tener un negocio de tales dimensiones, pues con dicho nivel de ventas, los propietarios ya tienen niveles de rentabilidad importantes.

Claro que tampoco le habría sido fácil llegar a este punto, seguramente hay muchos años de trabajo y talento invertidos, probablemente de hasta dos o tres generaciones, pues crear una empresa de la nada y lograr que crezca con éxito no es nada sencillo, se requieren muchísimos talentos para irla fortaleciendo y expandiendo.

Imagine ahora que, debido al crecimiento de la empresa, usted ve la necesidad de dedicarse a temas más estratégicos, por lo que decide contratar a un director general que se haga cargo de administrar y seguir mejorando las operaciones de su negocio.

Obviamente, a usted le genera inquietud que otra persona se haga cargo de lo que ha venido construyendo por tantos años, pues sabe perfectamente que cada error echa a perder los últimos diez aciertos, y que por ello la nueva contratación debe de ser muy bien cuidada y estudiada, pues se trata de seguir creciendo y compitiendo con éxito, no de perder fortalezas y retroceder en el mercado.

Por tanto, el perfil que usted elabora para seleccionar a esa persona que se hará cargo de la dirección general, es integral y multifuncional, debido a que, entre otras cosas, usted necesita que reúna los requisitos siguientes:

 

Experiencia directiva, que haya trabajado con éxito en niveles importantes en empresas similares. Experiencia operativa y táctica, que haya subido la escalera, que conozca cómo funcionan las múltiples operaciones en las medianas empresas del país. Talento en ventas y mercadotecnia, para que pueda relacionarse con clientes y nuevos prospectos nacionales y extranjeros, que tenga la capacidad de vender el valor agregado de la compañía. Conocimientos económicos y financieros, para que el negocio siga siendo rentable y además mejore su productividad, a la par de que pueda sortear con éxito los retos externos que la economía global le impone a todos los negocios.

Liderazgo y habilidades de desarrollo organizacional, para crear un buen ambiente laboral con todos los trabajadores, además de fortalecer la imagen de la empresa con todas las organizaciones con que se relaciona. Conocimientos de contraloría, para implementar sistemas eficientes de información y de control interno, para asegurar el manejo honesto de los recursos de la empresa. Entorno familiar y personal, seguramente, usted querrá conocer cómo vive la persona a contratar, si tiene deudas importantes, si ha sido acusado de algo indebido, si está al corriente en sus obligaciones fiscales, si su patrimonio luce razonable en función de los empleos o negocios que ha desempeñado. Educación y habilidades cognitivas, el perfil profesional es importante para un puesto directivo, pero también el nivel de inteligencia emocional y contextual, la capacidad de aprender por cuenta propia, la apertura al conocimiento y a la evolución constante que experimentan todas las industrias en el país. Carácter y perfil para la toma de decisiones, pues seguramente tendrá que resolver y administrar múltiples problemas, propios de una organización que crece y que cada día se vuelve más compleja.

Y bueno, usted podrá agregar muchas más características al perfil de puesto necesario, si estuviera buscando a la persona ideal para dirigir la empresa que a usted tantos años le ha costado construir.

Finalmente, al momento de salir al mercado y buscar a los mejores perfiles, se encuentra con que solo hay tres directivos posibles e interesados en ser contratados: Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña y Ricardo Anaya Cortés.

No habiendo más opciones posibles, teniendo que tomar la decisión, y vistos los requisitos, si fuera su dinero, su empresa, ¿a quién contrataba?

Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted. 




NOTAS RELACIONADAS