prolife

POR ANA MARÍA PÉREZ

Un slogan (eslogan) es una frase corta y fácil de recordar que abarca toda la esencia de una idea o producto. Hace no mucho tiempo escuchaba una conversación en la que hablaban sobre seis slogans

Slogans de Alcohólicos Anónimos (AA) que utilizaban sus miembros para poder afrontar su enfermedad con mayor convicción. Estas ideas van mucho más allá de la vida en AA; así que comparto con ustedes estas consignas para que, independientemente de estar luchando contra una adicción o no, puedan aplicarlas a su vida diaria.

  1. Progreso, no perfección

Todos hemos escuchado “la perfección no existe”, “perfecto sólo lo es Dios”, y más frases referentes a cómo nuestra imagen de perfección es un ideal inalcanzable. Por ello se habla de progreso. El progreso es constante, es un pequeño o gran avance que nos lleva a ser cada día mejores. Progreso es seguir adelante: reconocer, aceptar y superar.

  1. Humildad no significa pensar menos de ti, sino menos en ti mismo

Muchas veces confundimos el ser humildes con creer que somos seres miserables, despreciables o indignos. Creemos que no merecemos cosas buenas o estar en la posición en la que estamos, y eso es tan grave como sentirse de más. Ese “orgullo” (porque pasas más tiempo pensando cosas sobre ti) te impide hacer un balance de tu paz interior con el exterior.

  1. Un día a la vez / Poco a poco / Paso a paso

Cada reto que nos proponemos, cada esfuerzo que hacemos…todo puede segmentarse para hacerlo más fácil. No pienses que falta una hora para acabar, piensa en que tienes cuatro espacios de 15 minutos. Cada día tiene suficiente tiempo y espacio para abarcar infinitos escenarios, ocúpate en pasar este momento: un día a la vez, paso a paso, poco a poco…

  1. La voluntad es la clave

“Basta con desearlo”, dice la gente en muchas ocasiones, pero es falso…o al menos parcialmente cierto. Si fuera yo quien lo dijera sería algo como “basta con desearlo para empezar a trabajarlo”. Desear algo es la chispa que enciende, es ese sueño que te inspira a ser o hacer aquello que visualizas. La voluntad es eso, el motor que nos mueve para llegar a lo que queremos.

  1. Los sentimientos no son hechos

Nuestras emociones guían mucho nuestro actuar y pensar, sin embargo no siempre son las más confiables. Cuando tus sentimientos te estén abrumando o consumiendo detente a pensar qué es lo que los desató. Detente y analiza qué te está llevando a sentirte de esa manera para evitar una reacción desfavorable. Diferenciar lo que sientes con lo que en verdad ocurre te ayudará a salir de ti y ser más consciente de tu entorno y quienes lo conforman.

  1. Cuando todo lo demás falla, sigue las instrucciones

En el caso de AA se refiere a su programa de 12 pasos, esos lineamientos que los ayudan a saber qué hacer en los momentos difíciles. Así que cuando todo lo demás falla, sigue los pasos que conoces, sean cuales sean: tus lineamientos morales, mandamientos de la Iglesia, reglas que tenía tu mamá…cuando todo falla, sigue las instrucciones. Están contigo para mantenerte por el camino correcto. 




NOTAS RELACIONADAS