probusiness

POR Ulises Elías

De nuevo renovarse o morir

 Las tecnologías digitales empezaron a llegar a los negocios hace más de 30 años, cuando empresas como IBM, Microsoft y Apple comenzaron a desarrollar computadoras personales, cuando el Internet inició su expansión hacia la parte comercial y de negocios, y el desarrollo de software se convirtió en el acompañante del hardware para la automatización de tareas, la comunicación y la manufactura.

Poco a poco las compañías más grandes empezaron a adoptar tecnologías digitales para mejorar sus procesos operativos, y así incrementar su productividad. A través de estos más de 30 años, compañías y negocios han tenido que venir evolucionando y adaptándose a estos cambios, así mismo compañías totalmente digitales han nacido para competir y dominar gran parte de los negocios. Hablamos por ejemplo de compa- ñías como General Electric, General Motors, McGraw Hill, The New York Times, hoy en día encuentran competidores que nacieron en la era digital como Google, Facebook, Tesla, Amazon, Ebay, etc.

La evolución de las tecnologías digitales y el surgimiento de competidores que han aprovechado estas tecnologías han obligado a las compañías existentes a reinventarse transformándose digitalmente.

El término Transformación Digital (Digital Transformation) ha venido evolucionando en los últimos 10 años. En el 2007, cuando se lanzó el primer iPhone de Apple, las compañías se enfocaban en minería de datos, tecnología de búsqueda y colaboración virtual. El surgimiento de aplicaciones apenas iniciaba su camino, se creaban cada día más, y esto permitía generar y recabar datos del mercado en tiempo real. Todo esto además impulsado por el desarrollo de hardware más potente y de menor tamaño, mejores sensores, mayor velocidad del Internet, y la adopción de estas tecnologías no solo por los negocios sino por los consumidores.

10 años después, las tecnologías previas han alimentado nuevas plataformas tecnológicas lo que permite nuevas áreas de enfoque: inteligencia artificial, machine learning, y el Internet de las Cosas. Hoy en día lo Digital conduce los objetivos y metas de compañías enteras desde sus procesos internos, hasta los procesos de entrega de valor. Las compañías que no se han subido a la era digital están desapareciendo o sufriendo los impactos de esta evolución.

La Transformación Digital es un proceso en el cual una empresa existente introduce el uso de tecnologías digitales para la automatización de procesos y entrega de valor, y toma ventaja de la adquisición y análisis de datos para la toma de decisiones.

David Roger, autor del libro The Digital Transformation Playbook, menciona que son 5 dominios de una transformación digital: clientes, competencia, datos, innovación y valor. Esto significa que las tecnologías digitales se deben utilizar con estos 5 enfoques. Así, por ejemplo, si hablamos de los clientes, la pregunta que debe hacerse una compañía es: ¿de qué forma incremento el valor que entrego al cliente usando tecnologías digitales? ¿Cómo incremento la experiencia que vive el cliente al utilizar mi producto o servicio? ¿De qué forma llego al cliente más fácilmente? ¿Cómo recabo información que me permita conocer más al cliente para ofrecerle una solución personalizada?

 Toda decisión se basa en datos, que son capturados en tiempo real. Por ejemplo, hoy en día ya es posible conocer el perfil de las personas que viven en cierta área geográfica, qué gustos tienen, donde trabajan, a qué escuela van sus hijos, cuáles son sus intereses, qué series de televisión ven, etcétera, etcétera. Todos estos datos son alimentados por los mismos usuarios a través de distintas tecnologías como Facebook, Twitter, Google Maps, Instagram, Netflix, al hacer check in en lugares como restaurantes, tiendas, anuncios digitales, entre otros. Todos esos datos son accesibles si tienes las herramientas para hacerlo. Aun así, son pocas las empresas mexicanas que están tomando ventaja de estas tecnologías y datos.

Las empresas existentes que no han tomado en serio la era digital, pronto sucumbirán ante las que sí lo están haciendo. De ahí su relevancia que los directores y gerentes consideren seriamente acelerar la incorporación de tecnologías digitales en sus organizaciones si quieren mantener su participación de mercado y no morir en poco tiempo.




NOTAS RELACIONADAS