prolife

POR Mónica Pinoncely Esquer

El estilo de los vinos elaborados por este método nos da como resultado vinos muy jóvenes, aromáticos, ligeros y muy frescos.

 Son vinos amables y fáciles de tomar a pesar de ser secos, para todos aquellos paladares que buscan algo para iniciar en el mundo del vino. Puedes encontrarlos en el mercado entre 3 a 4 meses después de que se haya cosechado ya que su proceso de elaboración es más rápido que un proceso tradicional y su vida es más corta. Este tipo de vinos nunca serán de guarda. Este proceso de elaboración no es algo nuevo, pero sí poco visto en nuestro país. El primero en introducir y estudiar este proceso fue un personaje muy conocido dentro de la ciencia, pero no por este estudio, este investigador era Louis Pasteur.

EXISTEN 2 VERTIENTES EN EL MUNDO DE LOS VINOS DE MACERACIÓN CARBÓNICA CON ALGUNAS DIFERENCIAS EN EL PROCESO, PERO AL FINAL, UN PRODUCTO SIMILAR. LOS PAÍSES CON MAYOR TRADICIÓN EN LA PRODUCCIÓN DE ESTE ESTILO SON:

1 ) ESTILO ESPAÑOL : En España, especialmente en la región de Rioja Alavesa, se utilizaba mucho este método hace más de un siglo, hasta que los franceses transmitieron sus conocimientos sobre el uso de los toneles y barricas de roble. Actualmente se siguen elaborando y existen festivales para darlos a conocer al público. Su método se basa en poner en un contenedor los racimos completos de la uva, con el mismo peso de estos, los racimos de la parte inferior del tanque comenzarán a reventarse, quedando intactos los racimos en la parte media y superior. Días después, el jugo en el fondo comenzará su proceso de fermentación, siendo las levaduras nativas encontradas en la cáscara de la uva las que lo lleven a cabo. Como la fermentación en la parte inferior genera gas carbó- nico, se llevará una maceración y degradación “intracelular” lo que signifca dentro de la uva sin que esta se reviente. Se extraerá un poco de color de la cáscara, pero sobre todo, muchos compuestos aromáticos. Una vez que termine esta maceración, se procede a sacar todos los racimos, despalillarlos (separar la uva de las ramas) para proceder a una fermentación alcohólica donde se terminará de extraer color, aromas y un poco de taninos.

 2 ) ESTILO FRANCÉS : Al igual que en el estilo español, los franceses trabajan con racimos completos, pero tienen algunas diferencias en el proceso. Toman un poco de mosto que ya esté en fermentación y lo depositan en el tanque donde se llevará a cabo la maceración carbónica. Posteriormente, ponen con mucho cuidado los racimos completos para proceder al cerrado hermético una vez que esté lleno. Debido a que está cerrado el tanque y el mosto en fermentación genera gas carbónico, existirá una mayor presión al interior del tanque generando que la maceración intracelular sea más rápida y se extraigan más compuestos aromáticos. Al terminar este tiempo, se sacan los racimos, se despalillan y continua la fermentación alcohólica en condiciones normales como si se hiciera un vino tinto. Igualmente, como sucede en España, en Francia existe la fiesta del vino nuevo donde se da a probar y sale al mercado la añada que las diferentes bodegas elaboran. Esto normalmente sucede la tercera semana de noviembre, solamente entre 2.5 a 3 meses posteriores después de que se cosechó la uva. Un dato curioso es que se cree que estos vinos se comenzaron a elaborar para celebrar el fn de la cosecha del año y tener vino económico que poderle dar a los empleados de la bodega para acompañar la comida. Años más tarde, surgió un concurso para ver que bodega tenía el vino listo más rápido y cual estaba disponible en París, siendo este último el ganador. El vino más conocido de Francia elaborado por este proceso es el Beaujolais Nouveau.

CARACTERÍSTICAS DE LOS VINOS DE MACERACIÓN CARBÓNICA:

Los vinos elaborados por este método tienen características muy especiales que los diferencian del resto de los vinos. Son con tonalidades violáceas intensas, con gran potencia aromática predominando los frutos rojos frescos, de cuerpo ligero, secos pero amables al paladar y frescos. Normalmente son tintos, pero en raras ocasiones los podremos encontrar en rosados y blancos. Aunque poseen un color violáceo muy intenso son, sin embargo, pobres en polifenoles. Destacan especialmente por su potencia aromática, muy superior al vino de elaboración común, y de aromas totalmente frutales. Tienen un paso de boca suave y agradable. Son vinos que se consumen habitualmente jóvenes. Vinos de Maceración Carbónica En varias tiendas de la república podrás encontrar este tipo de vinos a partir de la tercera semana de noviembre hasta el mes de abril o mayo. ¡Date prisa y busca alguno!

¡Salud!




NOTAS RELACIONADAS