prolife

POR Mónica Pinoncely Esquer

En México los vinos más comúnmente consumidos son los vinos tranquilos que engloban el blanco, rosado y tinto, así como los espumosos como el Champagne, Cava o Prosecco, pero muy poca gente conoce los...

En México los vinos más comúnmente consumidos son los vinos tranquilos que engloban el blanco, rosado y tinto, así como los espumosos como el Champagne, Cava o Prosecco, pero muy poca gente conoce los vinos fortificados o generosos y son muy pocas las personas que los consumen.

 Esta rama de vinos es muy interesante y es excelente para terminar una comida y quedarte en la sobre mesa. ¿Pero de qué se trata esto de los vinos generosos?

Los vinos fortificados o generosos son aquellos que, durante la elaboración, se lleva un proceso especial para que éste aumente la graduación alcohólica, respetando su integridad siendo derivado 100% de la uva.

CARACTERÍSTICAS DEL VINO FORTIFICADO

Lo encontraremos con una graduación alcohólica de entre 17° a 23°, superior a lo que tiene un vino normalmente (entre los 9° y los 15° de alcohol). Este porcentaje de alcohol es imposible de alcanzar por el método de la fermentación normal, por lo cual durante el tiempo en el que las levaduras transforman el azúcar disponible en el jugo de uva a alcohol, se realiza un proceso llamado encabezado.

El encabezado se realiza durante el proceso de fermentación de un vino cuando cierta cantidad de azúcar ha sido transformada en alcohol, se añadirá una cantidad de aguardiente neutro o brandy con la finalidad de incrementar de una forma muy rápida, el contenido de alcohol en nuestro vino, matando a las levaduras que dejarán de fermentar.

El contenido de azúcar que no haya sido transformado en alcohol quedará disponible, siendo llamada azúcar residual, la cual, dependiendo de su concentración, definirá si nuestro vino generoso será dulce, semi-seco o seco.

El gran contenido de alcohol, proporcionará una gran estabilidad a nuestro vino, por lo que la botella podrá durar varios meses sin perder sus características, pudiendo así, disfrutarlo poco a poco.

Algunos ejemplos de estos vinos y sus orígenes son: España y Portugal 

Te invito a que los pruebes y disfrutes acompañados de un delicioso postre o chocolates para finalizar tu comida y continuar la plática! ¡Salud!




NOTAS RELACIONADAS