prolife

POR NIRA YOGA

Los niños aprenden un 90% de lo que ven y un 10% de lo que escuchan. Practicar yoga con ellos es fomentarles el mantener la calma en situaciones difíciles, para que aprendan a pensar antes de actuar, no...

Los niños aprenden un 90% de lo que ven y un 10% de lo que escuchan. Practicar yoga con ellos es fomentarles el mantener la calma en situaciones difíciles, para que aprendan a pensar antes de actuar, no reaccionar impulsivamente, conectar con su sensibilidad o simplemente disfrutar de la actividad.

1 Si practicas en casa // Acomódense en cualquier lugar, empiecen con posturas sencillas como la montaña, perro boca abajo, boca arriba, algunos equilibrios sobre los pies y hasta un parado de cabeza.

2 Practicar yoga más allá de las posturas // Siéntense unos minutos a sentir su respiración, puedes acostarlos en tu cama y que juntos exploren los movimientos del pecho o del abdomen cada vez que inhalan y exhalan. Jueguen a alargar la respiración, hacerla corta, rápida o dejar de respirar unos segundos.

3 Mediten // Lo más recomendable es buscar un lugar dentro de tu hogar donde siempre puedan sentarse a hacerlo y convertirlo en un hábito. Busquen una canción, una meditación guiada, quédense en silencio, o tómense de las manos, basta con unos minutos al día.

4 Cantar // Con los años, he descubierto que a los niños les encanta cantar el OM. Hay algunos que les causa risa, o se sienten incómodos, otros lo toman a juego y se divierten haciéndolo. Puedes elegir un mantra que te guste. Enséñalos a escuchar su propia voz y no tener miedo de expresarse con los medios adecuados.

5 No te lo tomes tan enserio // Recuerda que para los niños, todo es juego. Si tienen dudas busquen la respuesta juntos, si empiezan a distraerse deja que descansen y que retomen la actividad en otro momento. Déjalos que se diviertan, que sean espontáneos y quizás en una de esas, ¡ellos tengan mucho más que enseñarte! ¡Disfruten!

 




NOTAS RELACIONADAS