prolife

POR Freddy Gaitán

En la actualidad, una de las herramientas de mayor popularidad en el sector social más alto para promocionar y vender, es la red social de Instagram. Aunque es conocida por ser la red más narcisista y es criticada por promover un estilo de vida ficti-cio, Instagram, con más de 800 millones de usuarios activos, provee algo que Facebook (con sus actuales algoritmos) y Twitter (con todos los chairos y bots) no tiene: Proximidad.

Proximidad con el usuario meta es lo que ofrece esta aplicación, ya que desde hace casi tres años, contamos en nuestras cuentas de Instagram con los famosos Instastories, esa actividad digital que alguna vez Snapchat dominó en el mercado de las apps. 

Las Instastories, además de acercarnos a nuestros amigos y seguidores, de dejarnos compartir nuestro día a día o de hacernos enterarnos de lo que están haciendo los demás en tiempo casi real, nos ha permitido estar cerca de los ídolos más recientes de las redes sociales, algunos bien catalogados #influencers. 

El Influencer no es novedad en el mundo publicitario, alguna vez Hugo Sánchez nos invitó a usar la pasta Colgate en televisión, montones de artistas internacionales desfilaron con bigotes de leche en la campaña impresa de Got Milk? (antes de que estuviera de moda evitar consumir lácteos) y nuestros locutores favoritos recomendaban todo tipo de servicios y productos en la radio. 

Hoy, los influenciadores se manifiestan ante el mercado con poder adquisitivo entre los 17 y 35 años, ya no requieren ser futbolistas o estrellas de cine para poder obtener seguidores. Ahora, sólo se necesita de un teléfono inteligente, buena imagen o creatividad (pocos tienen los 3 atributos), todo a través de estas historias/Instastories.

La publicidad requiere llegar a través de estos nuevos protagonistas de redes sociales como Instagram, es ahí donde la cercanía y la interacción inmediata con elinfluencerpermitirá tener al usuario en la palma de su mano, a través de su celular. 

Estos personajes comparten recetas, dan tips técnicos, guían a través de experiencias sociales y recreativas y recomiendan productos y servicios, algunos con un gran éxito de impresiones e interacción, (todo se mide en base a respuestas, vistas y alcance) y el impacto cuando un influencer es real y auténtico, es impresionante.  Aquí, entra tu marca. 

 

¿Tu mercado es Hombre o Mujer?

¿Tu mercado vive con sus papás?

¿Tu mercado está casadx/tiene novix?

¿Tu mercado tiene coche?

¿Tu mercado cuida su salud/es fitness?

¿A Tu mercado le gusta la fiesta?

¿Tu mercado cocina?

¿Qué ve en Netflix tu mercado?

¿Qué escucha en Spotify tu mercado?

¿Qué ve en la cartelera actual de cine tu mercado?

 

Y sólo son algunas preguntas para el mercado que usa instastories, ahora, en base a éstas respuestas, podrás conocer mejor a quien quieres que anuncie tu producto. Necesitarás encontrar al influenciador o líder de opinión que más se adapte al público al que quieres dirigirte, especialmente el que tenga mayor respuesta directa de sus seguidores, sin importar demasiado si son muchísimos o sólo muchos. 

El engagement (relación fuerte entre usuario e influencer) es lo que necesitas.

Recuerda siempre ésta ecuación:

¿MÁS FOLLOWERS ES IGUAL A MÁS ENGAGEMENT?

Busca a influencers auténticos que tengan credibilidad con sus usuarios, cuidando que tengan buenos números, pero sobretodo relación con sus seguidores. Busca a aquellos que tengan que ver con tu marca, que su personalidad sea similar a la de tu público meta. Busca influenciadores honestos, que no compren seguidores (existen varias cuentas y páginas para identificar si los compran) y sobre todo, busca influencers reales, esos que no dudan en compartir sus altas y bajas, en contar buenas historias y divertirnos o hacernos reflexionar, esos, son los influencers que tu marca necesita. 

Ésta nueva forma de promocionar está vigente desde hace tiempo, vale más usarla de manera inteligente y no de forma impulsiva, recuerda que así como hay productos en el supermercado, así, hay influecers para todos.




NOTAS RELACIONADAS