prolife

POR PRO Magazine Staff

Conoce lo que provoca en ti la “solución mágica del sueño”.

Ya hemos visto en mis contribuciones anteriores la importancia del sueño en nuestra salud, en nuestro peso,
en nuestra productividad, en nuestro sistema inmunológico, en nuestro grado de alerta y en un sin fin de aspectos más que influyen directamente en nuestra calidad de vida.


Podemos corroborar su veracidad en múltiples estudios que se hacen y seguirán haciendo del ema. Como efecto colateral a este descubrimiento, existe una tendencia que está llevando a algunas personas (principalmente mujeres) a usar lo que llaman la "solución mágica del sueño": las píldoras para dormir.

Estudios demuestran que esta solución sólo tiene efectos limitados y de corto plazo. Si bien, sí ayudan a conciliar más rápido el sueño, no influyen en su calidad y longitud. Las píldoras afectan negativamente y en forma muy grave, porque reducen la cantidad de sueño profundo, esencial para reparar las energías perdidas durante el día.
Por eso, es necesario contar con:

1) un plan de salida desde el principio para dejarlas de tomar

2) la asistencia de un médico en el uso de este tipo de píldoras porque, aunque tienen un efecto deseado a corto plazo, en el largo plazo no son benéficas.

Una mejor solución comprobada que las píldoras para dormir es tener un horario consistente al cual apegarnos con disciplina diariamente. El punto de partida es la hora a la que despertamos. De allí vamos a determinar a qué hora debemos ir a la cama para que, en función del tiempo de sueño que requerimos, fijemos el horario que seguiremos todos los días. En otras palabras, para dormir bien y tener buena calidad de vida, necesitamos tener bajo control nuestro horario de sueño y no que el sueño controle nuestras vidas.


Empieza escogiendo el horario al que quieres o necesitas levantarte e investiga y descubre cuánto tiempo necesitas dormir: (en promedio, la gente necesita de 6.5 a 8 horas por noche).

Para encontrar cuál es tu tiempo óptimo para dedicar al sueño, puedes restarle 6.5 horas a la hora que fijas para levantarte. Por ejemplo, 6:00am menos 6.5 horas de sueño significa que a las 11:30pm sería la hora que debes ir a la cama. Luego, bserva cómo te sientes al día siguiente.


Si, durante el día, tienes somnolencia, agregas 15 minutos por noche hasta que encuentres el tiempo que requieres… El cuerpo habla. Esto parecerá tedioso y difícil de conseguir, pero vale la pena y está comprobado que es la forma más efectiva de mejorar la calidad de nuestro sueño y, por ende, la calidad de nuestras vidas.


Si logras evitar las píldoras y te haces de este hábito del horario para nuestro sueño, lo más eficiente será hacerlo sobre una superficie adecuada, que permita eficientizar el proceso. Es decir, dormir en el colchón que tu cuerpo y vida merecen. No escatimes, invierte en el mejor sistema de descanso, tú lo vales.

 

POR JESÚS FRANCISCO GONZÁLEZ. Director General de Don Colchón.?

 




NOTAS RELACIONADAS