proconnect

POR PRO Magazine Staff

En estos momentos tan cruciales, donde nuestro estilo de vida nos lleva a un compás sumamente acelerado y nos impide disfrutar de las actividades diarias que realizamos y la comida y bebidas que ingerimos...

En estos momentos tan cruciales, donde nuestro estilo de vida nos lleva a un compás sumamente acelerado y nos impide disfrutar de las actividades diarias que realizamos y la comida y bebidas que ingerimos, llega una propuesta innovadora que nos invita a tomar una pausa y redescubrir los momentos que verdaderamente valen la pena.

Panem es un lugar inspirado en una auténtica Panadería Bistro, las cuales normalmente pueden ser encontradas en las calles de las ciudades europeas y que hasta ahora nadie había podido ofrecernos en Monterrey, experiencia en la que es posible crear un momento único en compañía de amigos, familia o disfrutar un tiempo a solas frente a un libro o computadora.

Esta panadería no viene a ofrecernos modas o tendencias transitorias, Panem llega a la ciudad para proveernos de nuevas experiencias a un ritmo más pausado, acompañado de productos de calidad que se preparan al momento y que mucho éxito han tenido en Europa a lo largo de cientos de años. Un concepto como estos no tiene fecha de vencimiento, definitivamente llegó para quedarse, por el simple hecho de que hasta ahora han sido pocos los restaurantes que se atreven a crear y ofrecer alimentos
al momento, bien elaborados, con materia prima de la mejor calidad y a un precio justo.

Aunque su comida es el elemento estrella, Panem también te ofrece un ambiente relajado en el que te sentirás como en tu casa para cualquier actividad que quieras realizar, como reunirte con amigos, hacer tareas, trabajar, leer, etc. “Aquí la mesa es tuya, puedes quedarte el tiempo que quieras sin que el mesero se acerque a decirte si se te ofrece algo más o si ya quieres la cuenta” afirmó su fundador Michael Zenkl. “Puedes estar realmente relajado y convertirte en dueño del lugar disfrutando los productos, sin sentirte presionado por el tiempo”.

“En Panem no hay prisas, no hay comida ra?pida o congelada, no hay qui?micos que alteren el sabor de los alimentos y sobre todo, no hay momentos que pasen desapercibidos.” - Michael Zenkl

Emprender en esta industria puede resultar un gran reto, sobre todo por la proliferación de cadenas y cafeterías que ofrecen una propuesta similar, sin embargo los creadores de Panem vieron a esta competencia como una forma de diferenciación, en el que no sólo crearon un lugar y ambiente cómodos para los clientes, sino que lo complementaron con productos de calidad, donde recrean auténticos alimentos provenientes de las ciudades más representativas del continente europeo.

Otra de las grandes ventajas de llegar a una sucursal de Panem es que cada una cuenta con un horno que se mantiene encendido durante todo el día, así que es posible encontrar croissants o conchas calientitas en cualquier momento, a diferencia de las panaderías mexicanas que ya conocemos, en donde regularmente se hornea todo por la mañana y se vende durante la jornada.

Tomar riesgos, apostando por alimentos hechos desde cero y sin conservadores, es algo que muchos restaurantes de su rango no se atreven a llevar a cabo, ya que requiere gran trabajo y dedicación, pero para Michael y su equipo sin duda ha sido un factor que vale mucho la pena. “Invitamos a la gente a disfrutar su tiempo y hacerlo a un ritmo distinto, darse cuenta que la vida no fluye al tacto de los tiempos acelerados de hoy” destacó.

Aquí se crean historias con amigos y familiares que trascienden en el tiempo, lo cual ha sido uno de los propósitos de sus fundadores desde el inicio. El resultado de su trabajo y esmero es un lugar ameno que ofrece un producto delicioso, saludable, fresco, auténtico y querido por cientos de regiomontanos, pues su éxito consolidado los ha llevado a sumar seis sucursales dentro del área metropolitana de Monterrey listas para ofrecerte pan recién horneado.




NOTAS RELACIONADAS