prolife

POR PROMAGAZINE

Una investigación revela que los status de Facebook son 1.5 veces más recordables que las líneas de algún libro, y 2.5 más que los rostros, según especialistas de las universidades de California, San...

Una investigación revela que los status de Facebook son 1.5 veces más recordables que las líneas de algún libro, y 2.5 más que los rostros, según especialistas de las universidades de California, San Diego y Scranton. La comunicación e impacto en redes sociales son muy parecidos a la forma en que hablamos al día de hoy, cuyo impacto en la memoria y los procesos cognitivos permite construir mejores modelos de comunicación digital. Pero, ¿qué efecto tendrá esto en nuestro desarrollo intelectual y nuestra capacidad de tomar decisiones, elegir posturas y, sobre todo, de defenderlas?

De acuerdo a un artículo publicado por la Royal Society, permanecer conectados a perfiles de Twitter y Facebook a cada momento aparentan mostrar inteligentes a los usuarios, pero en realidad limita las capacidades intelectuales. La exposición prolongada de las redes sociales contribuyen al entumecimiento del cerebro, logrando que la capacidad de respuesta, de diálogo y de creación esté un poco adormilada.

Y es que al ser una "revolución dentro de otra revolución" (el internet), las redes ofrecen tantas opciones frente a cualquiera sin darle la facultad, realmente, de decidir qué prefiere ni explicar por qué lo prefiere.  La enorme capacidad de creación, distribución y almacenamiento de información propios de la era digital (artículos de opinión, libros de todos los géneros y categorías, periódicos, revistas, blogs) a la larga, disminuye la concentración, contemplación y reflexión.

Y aunque las redes sociales se han convertido en la fuente primaria de información para muchos usuarios, hacer lecturas de artículos publicados por conocidos y contactos genera una sensación de conocimiento, pero no ofrece al cerebro el ejercicio que se requiere para mantenerse en forma, debido a que no se continúa un proceso de asimilación de la información, reflexión y discusión final del mismo.

La memoria funciona mejor cuando se logra una impresión profunda de lo que deseamos recordar. Lo importante, aquí, no son los datos que se acumulan los que favorecen al cerebro, sino desarrollar un criterio y una visión individual de la vida: eso es lo verdaderamente significativo. 




NOTAS RELACIONADAS