probusiness

POR PRO Magazine Staff


Se realizaron varios estudios para poder entender el motivo por el que las personas deciden cambiar de empleo y se llegó a la conclusión de que las personas no solamente se van por la carga de trabajo o porque su jefe no les da un trato digno; hay muchas más razones detrás de esta decisión.

En general, las personas abandonan su trabajo porque ya no ven oportunidades de crecimiento o porque encuentran un mejor ambiente laboral. Es decir, cuando alguien se decide a dejar un trabajo es porque no se le reta como persona, ya no puede crecer en el área profesional, o porque ya no le resulta lo suficientemente atractivo. Podemos decir que los superiores son los primeros responsables de que la gente decida cambiar de trabajo repentinamente, ya sean gerentes o jefes. Ellos tienen un gran rol al motivar y diseñar la mejor forma para que sus empleados crezcan y les guste lo que están haciendo. Por esto, aquí les presento varios consejos para que puedan llegar a motivar a sus empleados y quieran permanecer en su empresa:

1. Reconocer las fortalezas y pasiones de los empleados

Hay que saber utilizar los talentos de las personas que trabajan en la empresa para que les guste hacer su trabajo y sacar lo mejor de cada una de ellas.

2. Comunicación constante

Tener una comunicación constante con los empleados facilita las conexiones con los compañeros de trabajo y nos ayuda a seguir progresando en el área laboral. Hay que tener juntas laborales semanalmente para que el empleado se sienta escuchado y entienda que, para cualquier problema o solución, tú le puedes ayudar sin ningún problema.

3. Compartir información

La base para cualquier relación es la confianza, y si no compartes lo que está pasando en la empresa con tus empleados, estos pueden llegar a sentirse en contra de los valores de la empresa y no tendrán motivación alguna para seguir innovando o resolver problemas por el simple hecho de que se sentirán excluidos de lo que está pasando.

4. Saber escuchar

Hay que saber escuchar a los colaboradores para que ellos se sientan importantes, respetados y valiosos para la empresa.

5. Siempre estar disponible

Se debe estar presente en el momento en que algún empleado necesite ayuda en cualquier tema, saber entender cuál es el problema y apoyarlos de la mejor manera para que siga adelante.

6. Crear metas

Establece metas a tus trabajadores que sean precisas y medibles, con recompensas para mantener su motivación alta y darles sentido a su día a día, generando competencia sana con indicadores claros de los resultados que se van alcanzado.

7. Celebrar los logros

Mantén al trabajador feliz y motivado. Dicho esto, es esencial celebrar cuando exista algún logro realizado gracias al trabajo duro que se hace semanalmente. Aprovecha para involucrar a todo el equipo en un estado positivo y poder alivianar tensiones en el trabajo.

8. Hacer reuniones para socializar

Agenda un día al mes o a la semana para que tu equipo de trabajo aprenda más de cada una de las personas que trabajan en la empresa y puedan llegar a conocerse y crear vínculos importantes entre sí.

9. Fomentar el crecimiento

Ofrece cursos de capacitación en nuevos temas para los empleados, que sepan que hay oportunidad de crecimiento en la empresa para que se sientan motivados y vean que no sólo están creciendo personalmente si no profesionalmente.

10. Poner el ejemplo

Recuerda siempre dar el ejemplo para que tus empleados quieran seguir las normas de la empresa.

11. Apreciar a los empleados

El error más común que se crea en el ambiente laboral es no apreciar a las personas con las que se trabaja, pensar que todos son remplazables, en vez de verlos como colegas invaluables que llegan a producir excelencia. Finalmente, es labor de los gerentes crear trabajos que son demasiado buenos para querer irse. Cuando tienes a un jefe al que le importa tu felicidad, éxito, carrera y vida, no te podrás imaginar trabajar en cualquier otro lugar. Hay que construir lugares donde la gente se sienta segura de decir su opinión en voz alta, puedan retarse a sí mismas y mostrar su creatividad de la mejor forma; pues formas, así, más que una oficina: una comunidad.

 

POR VERÓNICA SALINAS. Coordinadora de Mercadotecnia en Workforce




NOTAS RELACIONADAS