probusiness

POR Mario Reyna

¿Haces labor de altruismo? Conoce todos los beneficios que te podría dar el Estado.

En México, existe una figura llamada “Donataria Autorizada”, la cual tiene por objeto el regular a las personas que se reúnen sin fines económicos para hacer labores de beneficiencia social. Conoce sus requisitos y beneficios.

Hay veces que los individuos de la sociedad, al ver que el Gobierno simplemente no llega a darse abasto para cubrir las necesidades de los más desprotegidos, deciden hacer algo el respecto, juntandose en organizaciones sin fines de lucro con el solo propósito de realizar labores altriustas.

Legalmente, a las personas que se juntan de esta manera se les conoce como “Asociación Civil”, pues se reúnen para realizar un fin en común, que no esta prohíbido por la ley y sin tener un objetivo económico. Cuando se realiza conjuntamente con las labores altruistas mencionadas, tiene la posibilidad de convertirse en una “donataria autorizada”.

Estas organizaciones se dedican a beneficiar a personas, sectores y/o regiones de escasos recursos mediante: a) La atención a requerimientos básicos de substencia. b) Asistencia médica. c) Asistencia jurídica para la tutela de los derechos de los menores, así como para la readapación social de personas que han cometido ílicitos. d) Rehabilitación de personas farmacoadictas y alcoholicas. e) Ayuda para servicios funerarios. d) Orientación Social, educación o capacitación para el trabajo.

O bien, en términos llanos, que se realicen actividades que tengan como beneficiarios a personas, sectores y regiones de escasos recursos y que, mediante estas actividades, logren mejorar sus condiciones de subsistencia, por ejemplo, a comunidades índigenas o grupos vulnerables por edad, sexo o con problemas de discapacidad.

Ahora bien, la lógica entonces de estas organizaciones, en su carácter de donatarias autorizadas, es que como se dedican al apoyo de la sociedad y no persiguen fines de lucro, no están obligadas al pago de impuestos, pues con ello se les da más margen para seguir beneficiando a la sociedad en coadyuvanza con el Gobierno.

Como mencionabamos anteriormente, se les permite a estas organizaciones que las empresas que estén interesadas en su labor puedan realizar donativos, con el incentivo de que dichos donativos podrían ser deducidos de impuestos para quien realice dicha donación.

A quien recibe la donación se le conoce como “donataria” y quien la realiza “donador”.

La ley permite a las siguientes organizaciones constituirse como donatarias autorizadas:

a) Becantes: Otorgan becas.

b) Asistenciales: Tienen como objetivo mejorar las condiciones de subsistencia de comunidades indígenas y grupos vulnerables (por edad, por sexo o por problemas de discapacidad), en estos grupos se incluyen rehabilitación de alcohólicos y farmacodependientes. La asistencia puede ser médica, jurídica, laboral, de alimentación, vestido, vivienda, entre otros.

c) Educativas: Escuelas que se dediquen exclusivamente a la enseñanza con reconocimiento de validez oficial.

d) Investigación cinetífica o tecnológica: Siempre y cuando estén inscritas en el Registro Nacional de Instituciones Científicas y Tecnológicas.

e) Culturales: Que se dediquen a la promoción y difusión de música, artes pláticas, dramáticas, danza, literatura, arquitectura y cinematografía o a la protección y recuperación del patrimonio cultural de la nación, instauración de bibliotecas o museos.

f) Ecológicas: Que realicen actividades de investigación o preservación de la flora o fauna y/o busquen la preservación de especies en peligro de extinción.

g) Desarrollo Social: Promoción y defensa de los derechos humanos, seguridad ciudadana, equidad de género, actividades cívicas, aprovechamiento de recursos naturales, protección civil o fomento de derechos de los consumidores.

h) Apoyo a productores agrícolas y artesanos.

Se dice que son donatarias “autorizadas” porque están autorizadas por las autoridades administrativas para recibir donativos que, a su vez, sean deducidos por la persona que efectúa la donación.

Y entre los beneficios destacan los siguientes:

  • Están autorizadas para que los donativos que se reciban, sean deducidos por la persona o institución que realiza la donación, lo que a su vez resulta como un incentivo para poder realizar la donación.
  • Pueden introducir al país bienes donados por extranjeros sin el pago de impuestos por la importación. 
  • No pagan tampoco IVA por la importación de dichos bienes.
  • Aparecer en una lista a nivel nacional, publicada por el Servicio de Administración Tributaria certificando a la organización como una donataria autorizada.

Por otro lado, las obligaciones de estas organizaciones es que se dediquen exclusivamente a los fines altruistas a los que dicen dedicarse, que no intervengan en campañas políticas o propagandas, que pongan a disposición pública sus labores y que todos sus activos y bienes sean destinadas a su objeto altruista. Todo lo anterior informando a las autoridades sobre los donativos recibidos y operaciones que se llevan a cabo; esto con el fin de evitar fraudes financieros y fiscales.

En ese sentido, si tu institución califica como una “donataria autorizada” puedes acceder a un proceso de certificación en cuanto a cumplimiento de obligaciones fiscales, transparencia y de impacto social. Estas se dividen en 3 niveles: A, AA y AAA, cada uno con sus beneficios y facilidades administrativas.




NOTAS RELACIONADAS