probusiness

POR PROMAGAZINE

Parte II: Startups

CRECER CON DIFERENTES MANDATOS —EXPECTATIVAS DE LO QUE SE ESPERA DE HOMBRES Y MUJERES— TIENE UN IMPACTO EN LA PERCEPCIÓN QUE TENEMOS DE NUESTRAS CAPACIDADES.
_______________________________________________________________

Los edictos y estereotipos de género no sólo rigen cómo nos desenvolvemos, de acuerdo a lo que creemos que somos buenas(os) haciendo, también afectan en cómo somos percibidas(os). Se han hecho varios estudios para demostrar cómo mujeres con los mismos conocimientos y preparación de un hombre han sido consideradas, por personas que conocen su género de antemano, como menos competentes (por ejemplo, el caso “Heidi and Howard, and women coders”). La diferente apreciación del desempeño tiene como resultado la desigualdad en oportunidades profesionales.

  Auto percepción -> Percepción de otras(os) -> Diferencia en acceso a recursos  

Auto percepción

A las niñas se les inculca el precepto de la belleza y de los cuidados; desde pequeñas se les habla de la maternidad y se les presenta como el rol más importante que tendrán. En las escuelas y familias, por otro lado, se les alienta menos hacia los campos de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM) e incluso se espera de ellas un desempeño menor en esas áreas. Esto resulta en algo llamado confidence gap. Así que en el camino, debido a la socialización y presión social, perdemos a muchas mujeres que ambicionen ser empresarias, inversionistas, científicas.

Esto funciona como un embudo, al final son pocas las que llegan a buscar inversión para un proyecto CTIM y son aún menos las que llegan a impulsar emprendimientos de alta capacidad de crecimiento, pues a sus cuestas tienen parejas no corresponsables. Sus empresas, por lo tanto, se caracterizan por un tipo de operación basada en casa y que requiere de ellas medio tiempo. Para muestra un botón: en Nuevo León las horas a la semana que dedica una mujer al cuidado de menores (de 6 a 14 años) es entre 28 y 38, mientras que ellos consagran 7 a esta labor.

Percepción de otras(os)

¿Hay prejuicios para startups creadas completamente por mujeres? Sí. Un estudio encontró que, al tomar la decisión de invertir en uno u otro negocio, los inversionistas que otorgan fondos a mujeres que emprenden en áreas típicamente femeninas elegirán aquellos por los que se sienten más apasionados, y éstos no son generalmente el tipo de emprendimiento en el que las mujeres tienen mayor presencia, como es el caso de las CTIM.

Por otro lado, ¿qué pasa para las startups que salen de lo estereotípicamente femenino que son emprendidas por mujeres? Varias investigaciones reportan que cuando ellas “pitchean” su idea, los inversores de capital de riesgo hacen preguntas que están enfocadas en los peligros a los que podrían enfrentarse. En cambio, al dirigirse a hombres (¡incluso socios de emprendedoras y durante la misma entrevista!) sus dudas están orientadas al crecimiento del proyecto y no hacia su fracaso, partiendo de la suposición de que conocen la industria o el negocio mejor que ellas. Otro de los hallazgos es que las mujeres son evaluadas por su desempeño y los hombres por su potencial. En este sentido vale la pena señalar que por cuestiones de socialización las mujeres tienden a ser más humildes en relación a sus logros y habilidades, mientras que ellos acostumbran engrandecerlos.

Se ha identificado, además, que quienes dan el capital demandan cierta apariencia en el caso de las mujeres, estilo business; mientras que para los hombres está bien seguir la moda tipo Mark Zuckerbeg, sin que esto impacte la percepción de su profesionalismo, expertise y capacidad de crecimiento.

Diferencia en acceso a recursos

Los inversionistas, en su mayoría, no tienen una conciencia de género, por lo que permean los mandatos y estereotipos en su toma de decisiones. Para ejemplificar la preferencia que presentan hacia los varones, se hizo un experimento en el que se pedían a varias personas presentar el mismo pitch, pero sólo se les grababa la voz. El 68% prefirió financiar la iniciativa presentada por voces de hombres y sólo el 32% optó por las exhibidas por mujeres.

En México no existen cifras desagregadas sobre el acceso que tienen mujeres y hombres a startups. En otros lugares del mundo, como Estados Unidos y en Reino Unido, sí se ha empezado a generar investigaciones para solucionar las diferencias de acceso a los recursos. Por ejemplo, en EE.UU. han detectado que solamente el 2% de los emprendimientos de mujeres tienen acceso a capital de riesgo o que las compañías lideradas por hombres reciben 16 veces más financiamiento que las manejadas por sus contrapartes. Incluso que las compañías que tienen un equipo conformado por puros varones tienen 4 veces más probabilidades de recibir fondos de riesgo que aquellos equipos que tienen sólo una mujer.

Explorando soluciones

A sabiendas de que las mujeres generan valor y que una sociedad que quiere crecer necesita del talento de todas y todos, debe haber estrategias de acción para que la brecha de género en startups disminuya hasta desaparecer. Algunas vías propuestas por centros de investigación en negocios sugieren incrementar el número de mujeres en los programas de emprendimientos, aumentar los fondos para negocios de mujeres, acrecentar la cantidad de mujeres inversoras, sensibilizar a los inversores en cuestiones de género y seguir promoviendo role models.




NOTAS RELACIONADAS