probusiness

POR PRO Magazine Staff

Puedes elegir uno a la semana para practicar. Cuando sientas que tienes el habito bajo control, puedes adoptar el siguiente.

Es difícil tener atención plena cuando tenemos tanto ruido en nuestro entorno. Tráfico, conversaciones, música, vibraciones de los teléfonos, un mar de correos, mensajes, notificaciones, pensamientos etc.

Combinados con nuestro entorno, forman una cacofonía de ruido en todo momento. La habilidad de poder concentrarte en un sólo pensamiento y tener atención plena es cada vez más rara.

Si logras identificarte mínimamente con alguna parte de esto necesitas atención plena. Puedes empezar con 4 ejercicios de atención plena muy sencillos que te ayudarán diariamente. Puedes elegir uno a la semana para practicar. Cuando sientas que tienes el habito bajo control, puedes adoptar el siguiente.

  1. Escribe: empieza tu día escribiendo una página con lo que te venga en mente. No juzgues los pensamientos o ideas que te lleguen. Sólo vacía lo que este en tu mente en una hoja de papel. Este ejercicio te ayuda a desbloquear tu mente para poder expresar tus ideas con mayor claridad. Y también libera espacio mental para poder atender el día de forma más efectiva.

  2. Pausa: Antes de responder un correo o realizar un comentario, detente 5 segundos. Es impresionante la información que tu cerebro puede procesar en este tiempo. Esto te permite pasar de una "reacción instintiva" a una "respuesta voluntaria", lo que resulta en interacciones más consideradas y significativas.

  3. Respira: Esta es una de las más sencillas y de mayor impacto. Dos veces al día detente y respira 10 veces lenta y profundamente. Al hacerlo concentrate en la sensación de tus pulmones al llenarse con aire. Y después siente como sale de tu cuerpo. Este ejercicio te ayudará a reducir la ansiedad, estrés y eliminar las reacciones guturales si sientes enojo preocupación. Con un poco de habito te volverás una persona más calmada y serena.

  4. Habla: Consigue un coach, mentor o un buen colega de confianza para ventilar tus ideas y preocupaciones. El compartir lo que esta en tu mente y escucharte en voz alta te permite eliminar el ruido y obtener una perspectiva distinta a la habitual.

 

Artículo por: HJ Barraza




NOTAS RELACIONADAS