probusiness

POR Claudia Lerma

Con algunas de estas recomendaciones empieza a crear algo básico que sirva para tu negocio.

Muchos piensan que hacer una aplicación para teléfonos móviles es difícil y complicado, pero no necesariamente es así.

Con algunas de estas recomendaciones puedes empezar a crear algo básico que puede servir para tu negocio. Es importante que los usuarios comprendan el uso que lleva cada uno de los elementos de la aplicación. 

  1. No todo se basa en que esté bonita, debe dar funcionalidad para todos los clientes que la descarguen. Al iniciar un proyecto debemos de pensar siempre en el flujo que queremos que el cliente siga en la app. Este flujo dependerá del objetivo que buscamos; por ejemplo, si la intención es reservar un hotel, hay que detallar las acciones que le tomará cumplir ese objetivo: fecha, destino, cantidad de huéspedes, opciones de hotel, filtros, etc. Una vez hecho esto, hay que pensar en las respuestas que esté dando la aplicación mientras el cliente espera.
  2. Cuando ya hemos hecho lo anterior, podremos adentrarnos en lo que el usuario vive al momento de usar nuestra aplicación, así también podremos generar un diseño y una estructura acorde a sus necesidades y modo de uso. Hay que tener presente que diseñamos para ser vistos y usados por otros, no para nuestro gusto.
  3. Una manera sencilla de elaborar el diseño y la usabilidad de una app, es haciendo bocetos en papel, esto nos permitirá hacer pruebas con amigos o con conocidos, para saber si los elementos están bien ubicados, si el lenguaje se comprende, si se puede leer bien.
  4. Pero antes de diseñar hay que establecer el contenido que se va a manejar y determinar la estructura de cada pantalla, se hace entonces lo que se denomina un wireframe, que es el esquema de la página, la guía que muestra el esqueleto o esquema visual de los sitios web o móviles. Se establece también el tamaño de las fuentes, las transiciones, animaciones.
  5. El paso final, una vez que se establece el la estructura, es determinar el tipo de elementos visuales. Lo más adecuado es hacer una Guía de Estilo en donde se establezcan las tipografías, paletas cromáticas, tipo y tamaño de botones, estilo y formato de las imágenes, etc.
     

Esta es una breve aproximación al diseño de las apps, el resto de la configuración lo trataremos en otra columna pues todo parte de un proyecto que no se pude minimizar si se pretende sacar el máximo partido a esta herramienta que puede ser una gran aliada para la empresa, sin importar el giro o el tamaño.




NOTAS RELACIONADAS