prolife

POR PROMAGAZINE

La opinión que se tiene de alguien o de algo, muchas veces, determina la fama y el prestigio de un individuo, producto o marca. Ésta aumenta si se evalúa de manera digital, ya sea a través de blogs...

La opinión que se tiene de alguien o de algo, muchas veces, determina la fama y el prestigio de un individuo, producto o marca. Ésta aumenta si se evalúa de manera digital, ya sea a través de blogs, redes sociales o sitios web. Es evidente que lo que uno hace y dice en la red tiene trascendencia, más si se proyecta una imagen positiva y de confianza. La reputación online es algo que las empresas de hoy tienen muy medido: están conscientes que deben dar una buena imagen de cara a las redes. Pero ¿qué hay de los empleados, si ellos son los propios embajadores de marca? La web ya es una notable forma de hacer contactos, tanto personales como profesionales. El 78% de los departamentos de recursos humanos de las empresas buscan en internet potenciales empleados, y el 63% revisa también las redes sociales antes de contratar.

Cuidar la reputación online es una inversión esencial de futuro, ahora que las nuevas tecnologías tienen un potencial tan valioso para la economía más que para la sociedad. Mostramos 5 tips para mantener tu expediente limpio y así conservar el buen título de “embajador”, pero de tu propia reputación.

 

  • Haz buzzing. Todas aquellas publicaciones en las que se nos menciona, ya sea de manera positiva o negativa: eso es buzzing. Existen herramientas como BuzzBundle o Mention que revisan dichas menciones y permiten clasificarlas como positivas, negativas o neutras.
  • Cuida lo que dice Google de ti. La información que los usuarios encuentran al realizar una búsqueda en Google es relevante. Llevar un control semanal de las posiciones que ocupan la búsqueda de nuestro nombre hará que los resultados varíen de manera natural.
  • Crea contenidos antes de que lo hagan otros. Está comprobado que el 48% de los departamentos de recursos humanos buscan webs personales antes de contratar. Si tiene que haber información sobre nosotros en internet, entonces, mejor que la proporcionemos de primera mano. Explota tus aficiones en blogs (Blogger, Wordpress o Tumblr) escribiendo tres o cuatro veces al mes para actualizar tu contenido. 
  • Ser coherentes en nombre y contenido. Mantén la coherencia con los nombres que usas (no tener muchos alias o nicknames) y el tono en la información que compartes, así transmitirás un estilo propio consistente.
  • Haz egosurfing: ¿qué opinan otros? Ésta es una de las tareas más importantes para saber qué hay en la red sobre nosotros. Rastrea tus datos en los buscadores como Facebook, Twitter o Google +, las plataformas con más tráfico en la web.



NOTAS RELACIONADAS