prolife

POR PRO Magazine Staff

Víctor Navarro, Cryptomocho y Fernando de la Vega se reunieron en compañía de Moris Dieck para discutir 3 aspectos importantes que debes conocer de Blockchain: qué es, cuáles son los modelos de negocio que están creciendo con esta nueva tecnología y qué es ALTEUM. Conoce más sobre la nueva tecnología en esta segunda parte de la charla.

Blockchain brinda la oportunidad de conseguir financiamiento para empresas que no tienen la talla para entrar en oferta pública en la bolsa. Pueden hacerlo por medio de un Initial Coin Offering (ICO): se genera una moneda, cotiza y se vende como si fuera una acción, formando parte de una democratización del rubro de inversión.

Cualquiera a quien le guste el proyecto puede invertir, no necesita tener gran capitalización. Con Blockchain, todas las reglas se pueden definir en un contrato inteligente. Una de las principales ventajas de esta tecnología es que la moneda se puede fraccionar y, por tanto, ya no se necesitan, por ejemplo, 200 000 dólares para invertir, ahora se puede hacer con 1000 gracias a los tokens.

Los tokens pueden valer cifras de hasta 8 decimales; su valor depende de qué tanto acceso se quiera dar a la
gente al proyecto. Social y económicamente, esto es positivo, pues el dinero se queda en las manos de quien tomó una decisión y se abre un abanico de posibilidades para las personas que no tenían, es decir, se crea una mayor inclusión financiera.

ADIÓS A LA INTERMEDIACIÓN
El servicio criptográfico no necesita autorización de un tercero cuando usuario A y B tienen un acuerdo consensuado; en otras palabras, que ambos den autorización para una transacción, ya sea envío de un texto o de un token con valor comercial. Sin embargo, Blockchain está en una etapa de infancia, por lo que entrar a trabajar con esta tecnología conlleva ciertos riesgos. Como usuario uno tiene que ser muy responsable. No hay que dejarse llevar por cualquier proyecto, se necesita hacer mucha investigación.

Es por la falta de información y de responsabilidad que esta nueva tecnología ha sido estigmatizada, al asumir que sólo existe para consumir productos y servicios del mercado negro. Hay que recordar que depende del consumidor o usuario decidir en qué se usa el producto o, en este caso, la tecnología, no de la plataforma ni del dinero. Como las armas, que sirven para proteger pero algunas personas pudieran utilizarla para realizar crímenes.

¿REEMPLAZO DE LAS MONEDAS NACIONALES?
La transparencia que está generando el uso y la tecnología detrás de las criptomonedas nos puede ayudar a controlar el valor actual de las monedas nacionales, pues la percepción es lo que le da el valor a los activos.

Las personas tienen un patrón que hace que las condiciones de intercambio evolucionen y se actualicen. Se puede ejemplificar con el oro: las personas no saben cuánto oro hay en el mundo, pero sí cuánto vale; aunque sólo los adultos, los niños no.

Actualmente, las criptomonedas tienen todas las condiciones y bondades para hacer intercambios. El tiempo y
la gente dirá qué van a hacer, pues las tendencias de consumo las definen el consumidor. El valor que se le da a las cosas se transmite o se aprende.

Lo más relevante de las criptomonedas es que no son emitidas por una autoridad central; el mismo
software tiene las reglas y está escrito cuántas monedas serán producidas durante cuánto tiempo en un periodo determinado.

Una de las grandes ventajas de ser un software es que las monedas están cuantificadas por adelantado y se conocen los radios de inflación. Las criptomonedas, según Cryptomocho, tienen altas posibilidades de
poder sustituir al papel moneda pues son un avance tecnológico, así como las transferencias que sustituyeron al
cheque o al pagaré. Mientras las criptomonedas sean producidas en números finitos y tengan un valor para los
intercambiantes, se mantendrá en el tiempo, más que el papel dinero.

Una de las teorías de cuándo las criptomonedas sustituirán el dinero físico es que sucederá cuando se elimine
este último. Esto depende de qué tan rápido se adopte, qué tan accesible se haga para la población y qué tan rápido se le eduque. Mientras tanto, van a convivir por un largo periodo, que ya comenzó.

La estimación de que para el 2020 haya más de 120 millones de personas usando esta tecnología va de la mano de la necesidad de hacer sinergia con universidades y gobiernos. Es trascendental poder transmitir cómo se beneficiará la comunidad, buscar hacer financieramente inclusiva esta tecnología.




NOTAS RELACIONADAS