probusiness

POR Víctor Melgarejo

Leyendo encontré que el jaguar, o b’alam, como le llaman los mayas, habita desde el sur de Arizona hasta el estrecho de Magallanes, y curiosamente entre agosto y septiembre, todo este territorio celebra...

Leyendo encontré que el jaguar, o b’alam, como le llaman los mayas, habita desde el sur de Arizona hasta el estrecho de Magallanes, y curiosamente entre agosto y septiembre, todo este territorio celebra sus fiestas patrias. Este mes en México, comemos nuestra comida mexicana que ha sido reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, escuchamos música regional mexicana, y preparamos nuestras celebraciones para la noche del 15 de septiembre.

Pero a veces pensamos que lo que hacemos no tiene un impacto profundo en nuestro alrededor. Creo que desde que suena el despertador hacemos el cambio. Bien podríamos quedarnos a dormir los famosos cinco minutos, pero no es así: salimos a realizar nuestros deberes, sea el medio de transporte que sea, llegamos a nuestro centro de trabajo o estudio. Ahí, ya movimos la economía, desayunamos, consumimos combustible, compramos un café, etc. Después, ya en nuestros deberes, estamos ayudando a que se mejore nuestro ecosistema, ya sea como intraemprendedores o como innovadores.

Si esto lo hacemos de forma inconsciente, ¿qué pasaría si lo hacemos de forma consiente? Cuando nos coordinamos y acercamos recursos a quienes los pueden multiplicar, hacemos crecer a nuestra sociedad. Es por esto que debemos desarrollar mejores y más fuertes lazos entre las personas y las sociedades. Desarrollar ecosistemas de emprendimiento no es solo cuestión de una región, es de un país y un continente. ¡Pongámoslo en marcha! Tenemos un un territorio B’alam que desarrollar.




NOTAS RELACIONADAS